BOGOTÁ .- El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, viajó a Cúcuta para ponerse al frente de la crisis humanitaria por el éxodo de cientos de colombianos que debieron abandonar Venezuela luego de que el mandatario, Nicolás Maduro, ordenara cerrar la frontera entre los dos países.

“Bienvenidos a Colombia que este gobierno sí los quiere”, aseguró Santos a un grupo de deportados en Cúcuta, ciudad fronteriza con Venezuela y a 400 kilómetros al noreste de Bogotá.

Las declaraciones de Santos se dieron en momentos en que las cancilleres de Colombia y Venezuela se encontraron en el puerto de Cartagena de Indias para tratar de solucionar la crisis desatada luego del cierre de la frontera por disposición del vecino país.

Al respecto, la ministra de Exteriores de Colombia, María  Ángela Holguín, hizo un llamado al gobierno de Venezuela para hacer un estudio, analizar caso a caso y no hacer algo masivo.

“Lo que queremos es un protocolo en el que a la gente la respeten y las familias y los ancianos sean tratados según las reglas internacionales”, agregó Holguín, quien pidió a la Unasur que visite la zona la frontera.

Por su parte, el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, manifestó que las diferencias entre Colombia y Venezuela deben ser resueltas por los dos países y afirmó que hay que esperar los resultados de la reunión de Holguín y Rodríguez. AP

Deja un comentario