CARACAS.-  El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretó el estado de excepción en la zona fronteriza con Colombia del estado Táchira por 60 días, prorrogables por otros 60, para “restablecer el orden, la paz, la tranquilidad, la justicia” en la zona, tras un ataque que dejó tres militares y un civil heridos.

“Anunciar que como parte de las medidas para restablecer el orden, la paz, la tranquilidad, la justicia y una frontera verdaderamente humana he decidido activar un estado de excepción constitucional (…) en los municipios fronterizos Bolívar, Ureña, Junín, Capacho libertad y Capacho independencia”, anunció Maduro desde el palacio presidencial de Miraflores en Caracas.

Maduro tomó esta decisión, dijo, “obligado por las circunstancias” derivadas del “ataque masivo” del pasado miércoles en la zona fronteriza del Táchira cuando tres militares y un civil fueron heridos por unos contrabandistas, según el Ejecutivo, tras ser descubiertos pasando productos de Venezuela a Colombia.

El jefe del Ejecutivo venezolano señaló que esta decisión “faculta ampliamente” a las autoridades civiles, militares y policiales “para restablecer con la Constitución el orden, la paz, la convivencia” en esta región del país.

El presidente venezolano nombró al gobernador de esta entidad, el oficialista Jose Vielma Mora, jefe de la zona decretada en estado de excepción.

Maduro entregó el decreto firmado al presidente de la Asamblea Nacional (AN, unicameral), Diosdado Cabello, presente también en la reunión con varios de los ministros, para que se inicie el procedimiento legal con miras a la aprobación del mismo en el Parlamento y el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Aseguró que es la primera vez que se activa “para su aplicación regional” esta posibilidad desde que se aprobó la Constitución de 1.999 y que su periodo de vigencia será de 60 días “prorrogables por 60 días” más.

“Aspiro que en estos 120 días nosotros vayamos a fondo a restablecer la paz, la convivencia, el derecho al trabajo y vayamos a extirpar (…) profundamente estos tumores malignos que el paramilitarismo colombiano, las bandas criminales de Colombia, han sido traídas para metérselos al cuerpo noble” de Venezuela, agregó.

Maduro ya ordenó el pasado miércoles el cierre de la frontera occidental del país por 72 horas tras resultar heridos tres militares y un civil en un enfrentamiento con supuestos contrabandistas, una medida que, anunció hoy, se alargará hasta nuevo aviso.

Para tratar el problema del contrabando está previsto que las cancilleres de ambos países, María Ángela Holguín por Colombia y Delcy Rodríguez por Venezuela, se reúnan el próximo 14 de septiembre en un lugar por definir.

Venezuela y Colombia comparten una frontera de 2.219 kilómetros por la que circulan de forma ilegal mercancías que, según Venezuela, equivalen al 40 % de los productos destinados a su mercado interno y que se adquieren a bajos precios por las subvenciones estatales. EFE

Deja un comentario