Los proyectos estratégicos ideados por los gobiernos y empresarios dominicanos y haitianos, con la ambiciosa visión de transformar la zona fronteriza donde convergen ambos  países, comenzarán a desarrollarse a finales de este año con una inversión inicial de al menos US$2,000 millones.

Esta información la ofreció el secretario del Consejo Económico Binacional Quisqueya (CEBQ), Rafael Paz, vicepresidente ejecutivo del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP).

“El inicio formal de las inversiones lo estamos previendo para finales de este año. Estamos en un proceso de preparación y socialización con distintos actores. La idea es que a final de este año arranquemos”, afirmó el empresario dominicano tras pormenorizar los planes que se prevé desarrollar ante ejecutivos de la Dirección General de Desarrollo Fronterizo (DGDF).

Paz, junto a otros miembros del CEBQ, explicó que los proyectos comenzarían a desarrollarse en el área identificada como “Zona 1”, que abarcaría las localidades de Dajabón y Pepillo Salcedo, Monte Cristi, de República Dominicana, y Fort Liberté (Fuerte Libertad) y Ouanaminthe (Juana Méndez), de Haití.

Según explicó el empresario, en esa zona se contempla impulsar el sector industrial, las exportaciones, el libre comercio, entre otros sectores. Se recuerda que en Juana Méndez opera la industria manufactura textil Codevi, donde haitianos y dominicanos trabajan en conjunto.

Promotores
Los promotores y socios estratégicos de la iniciativa son los empresarios dominicanos Juan B. Vicini Lluberes y Fernando Capellán y sus pares haitianos Marc- Antoine Acra y Jean Lucien Ligonde. Paz destacó que se han sumado muchos más de ambas partes.

Capellán indicó que también han recibido el respaldo de organismos internacionales y consideró que este tipo de planes es lo que contribuirá a evitar las fricciones que en la actualidad se originan entre ambos países.

((Apoyo
Valoran la iniciativa

El director general de Desarrollo Fronterizo, Miguel Bejarán, valoró los planes del Consejo Económico Binacional Quisqueya (CEBQ) diseñados por los sectores público y privado de República Dominicana y Haití con la misión de desarrollar la frontera, impulsar su crecimiento económico y generar empleos. Bejarán consideró que proyectos como los que contempla el CEBQ provocarán un cambio en materia migratoria.

“Estas iniciativas son las que hay que apoyar porque los empresarios de ambas naciones están conscientes de que solamente creando oportunidades es que la gente se queda en su territorio”, indicó.

Asimismo, Bejarán planteó que el diálogo es “una condición indispensable” para que ambas naciones resuelvan sus diferencias, siempre y cuando sea sobre la base del respeto mutuo.

Deja un comentario