PALENQUE, San Cristóbal.- La Escuela Básica Cantalicia Mateo, que inaugura hoy el presidente Danilo Medina, evitará que los niños de esta comunidad pidan bolas, recorran largas distancias o paguen pasajes cada día.

Más desarrollo para Palenque
Eso es desarrollo para la comunidad, fue la conclusión a la que llegó Altagracia Paulino, ama de casa, madre de cuatro niños, quien lleva 14 años viviendo en la sección Sabana Palenque.

“Esta escuela me la encuentro bien. Es algo bueno que ha hecho el Presidente para nosotros los pobres. Una escuela que está preciosa, muy linda”.

Ya la guagua no los dejará 
“Es un progreso para el pueblo. Antes los niños tenían que trasladarse a Sabana Grande y a veces uno no tenía el pasaje para dárselo y tenían que coger bola. Incluso, hay una guagua que los transportaba, pero a veces se dañaba o pasaba muy temprano y los muchachos no se habían levantado, y los dejaba”.

Confiesa que en principio, no creyó cuando se habló de su construcción, pero que inmediatamente vio los equipos de construcción de la obra se sintió muy contenta.

Al ponderar el desayuno, almuerzo y merienda que disfrutarán los estudiantes en el nuevo los estudiantes es importante “porque aquí había muchas gentes que se levantaban y no tenían que darle de comer a sus hijos, y ahora los mandan a la escuela y comen, entonces es un buen progreso para nosotros”.

Cenita en la noche solamente
“Por aquí hay muchos niños que necesitaban esta escuela. Ahora cuando salgo por ahí y oigo las vecinas, ellas dicen, ahora no tengo el problema de cocinar porque los muchachos comen en la escuela. Cocinan en la noche su cenita solamente”.

Entiende que el plantel escolar permitirá que los niños estén más protegidos y los padres tengan más descanso porque tendrán Jornada Escolar Extendida desde las ocho de la mañana hasta las cuatro de la tarde, “así en la mañana usted tiene más rejuego de hacer su diligencia y cuando ellos vienen ya usted ha terminado de cualquier cosa”.

Yo necesitaba ese trabajito
De su lado, Daniel Rafael Paulino, quien tiene 71 años de edad y 61 años viviendo en Sabana Palenque, explica que trabajó por un año y nueve meses en el plantel como guarda almacén.

Dijo que se siente cómodo y bien de haber trabajado en la obra porque pudo ayudar a su familia y comprar electrodomésticos que faltaban en su casa.

Destacó que siempre recibió su pago al día y que nunca se atrasaron. “Yo necesitaba ese trabajito, tengo hijos en la universidad y soy pobre”.

La construcción de la escuela es un avance tremendo para la comunidad. Muchos estudiantes tenían que ir a Sabana Grande y recorrer casi tres kilómetros, se transportaban en bola, en guagua, o sea, buscándosela como dice la gente”.

Mientras tanto, Daniel Pérez, con su bebe en brazos, señala que vive de su negocio de venta de pastelitos y empanadas.

Una buena obra del Presidente Medina
Pérez agradeció al presidente Danilo Medina por lo que definió como ”una buena obra”. “Agradezco que el Presidente haya tenido esa visión de desarrollar lo que son los estudios, todo lo que es la educación en si para que toda esta comunidad y todos los niños ya no estén en tentaciones y provocaciones de algunos malandros”.

Dijo que antes cuando los muchachos pasaban a octavo grado era un “sacrificio muy grande” porque se trasladaban a dos kilómetros a la escuela de Sabana Grande de Palenque “y era algo muy forzoso”.

“A veces también se juntaban y tenían que estar pidiendo bola a los vehículos que pasaban y uno nunca sabia como iban a llegar, si le iban a traer una querella de que peleó por ahí con alguien, o si se tropezó con alguien malo en el camino”.

Agrego además que, “he entrado a la escuela y parece una construcción preparada para algo inmenso. Esta muy bonita y estamos muy contentos”.

Manuela Martínez, nació en Sabana de Palenque y cuenta con 71 años. Es propietaria desde hace 25 años del Típico Manuela, un negocio de venta de mariscos en la playa Palenque.

Nunca imaginó ver una escuela de tal magnitud
Narra que con los años que tiene nunca imagino que vería una escuela de la magnitud que se ha construido.

“Creía que no iba a ver una construcción de este tipo por aquí. Nunca lo pensé. Para mí ha sido una sorpresa, pero está muy bella”.

Mientras descansa en una mecedora a pocos metros del plantel, dice que, “para nosotros es una maravilla. Para mí es muy importante que hicieran esa escuela, porque así los niños aprenden, están menos agrupados y tienen la facilidad de aprender y estudiar con más espacio”.

A juicio de doña Manuela el nuevo centro escolar es una ayuda para los padres, porque dará alimentación y evitará que los tutores vayan menos sacrificados.

“Ahora las madres pueden trabajar. La mayoría trabajan en la capital. Ahora irán con más tranquilidad a su trabajo porque los niños estarán más tiempo en la escuela e irán más tranquilas a su trabajo, por eso estamos agradecidos del presidente que haya tomado esa iniciativa”.

Si quieres conocer más:
Los estudiantes no tendrán que pedir “bolas”, ni los dejará la guagua. Fotos

Deja un comentario