La utilidad del motoconcho entre nosotros los dominicanos está fuera de toda duda. Es el taxi de “la masa pobre”. Cientos de miles de dominicanos y hasta de dominicanas son motoconchistas de ocupación, aunque no así por vocación.

Trabajadores informales expuestos constantemente al riesgo de un accidente en avenidas, calles y callejones, quienes ejercen este oficio en el Gran Santo Domingo están encantados con la llegada del 911. Se sienten protegidos, cuidados y atendidos.

La dinamización de la economía en los barrios, comunidades y pueblos resultado de la Revolución Educativa con la construcción de nuevos liceos, escuelas y estancias infantiles los ha beneficiado.

La jornada escolar extendida también.

Como explican ellos mismos, tienen un ahorro o un ingreso real mayor. Con la jornada escolar extendida, el papá motoconchista sólo tiene que ocuparse de la cena. Dos hijos en jornada escolar extendida significan 10,000 pesos menos de gasto o 10,000 pesos más de ingreso para una familia dominicana.

Calcule usted que habrá un millón de niños, niñas y adolescentes en jornada escolar extendida desde diciembre de este año en adelante.

Pero también tome en cuenta esto: las familias que ya no tienen que gastar en desayuno, almuerzo y merienda de sus hijos y tampoco en transporte, porque la nueva escuela está en el barrio, tiene más pesos que gastar y hacen sus compritas fuera del barrio. Oportunidad para el motoconchista.

Si quiere usted tener una idea más completa de los ingresos de un motoconchista considere lo siguiente:
Aquellos que tienen su base en una plaza comercial pueden ingresar hasta 1,000 pesos diarios promedio; es decir, un ingreso diario limpio promedio de 750 a 800 pesos. Como en principio trabajan todos los días, les entran unos 22,000 a 24,000 pesos mensuales limpios.

Sin embargo, para otros que están en una parada y que también trabajan todos los días, los ingresos son menores. Andan por los 600 pesos diarios. Eso quiere decir que sus ingresos limpios están cercanos a los 15,000 pesos.

Los motoconchistas de plaza pican más que los de parada.

Para salir del barrio o llegar a él, para estar más pronto en casa o ir a trabajar, ir de compras y no coger lucha caminando, el motoconchista estará ahí para servirle y hacer el recorrido más placentero.

“¿Lo quiere con aire o sin aire?” escuchará usted decir. Si la prisa es cosa suya, diga “con aire”, porque la velocidad hará que su rostro y sobre todo sus ojos reciban el impacto de la brisa.

En cambio, si es usted mujer previsora, ajuste el tubi en redecilla o gorrito de baño y llegará complacida a la puerta de su trabajo.

Construimos patria próspera y segura cuando procuramos más ingresos a los dominicanos y dominicanas.

Si quieres conocer más: 
¿Lo quiere con aire o sin aire?. Video / Fotos

 

Deja un comentario