SANTO DOMINGO.-  Las lluvias causadas por la tormenta tropical Erika en el país elevaron niveles de las presas Jigüey y Valdesia, lo que ofrecer resultados “muy esperanzadores” para la producción de agua potable en el Gran Santo Domingo, destacó este sábado el director general de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), Alejandro Montás.

El funcionario consideró que la tormenta Erika ha dejado más beneficio que problemas, dejando agua suficiente para ser servida a la ciudadanía durante los próximos meses.

“No tuvimos pérdidas humanas, ni en ninguno de nuestros equipos ni en las instalaciones de nuestros acueductos. Todos nuestros equipos están funcionando a plena capacidad lo que significa que la población empezará a beneficiarse con un mejor servicio en la distribución de agua potable”, expresó el funcionario en nota de prensa, tras realizar un recorrido por varios acueductos como Haina-Manoguayabo, Valdesia, Duey e Isa-Mana y la Presa Valdesia.

Montás señaló que todos los sistemas de acueducto tienen mucha agua, y puso como ejemplo que “Haina-Manoguayabo que operaba con un solo equipo antes de la tormenta está trabajando con once equipos”, lo que beneficiará a todos los sectores del municipio Santo Domingo Oeste, que eran los más afectados.

“Solo valoramos el agua cuando no la tenemos, ahora la tenemos pero debemos seguir valorándola y ahorrándola”, exclamó Montás, al afirmar que la CAASD tiene las sustancias químicas necesarias para despejar el color turbio del líquido y servirla con calidad. EFE

Deja un comentario