FRANCIA. Encarcelados poco después de su fuga de República Dominicana, los dos pilotos franceses procesados por el caso Air Cocaína obtuvieron el jueves su liberación bajo control judicial.

La cámara de instrucción del tribunal de apelación de Aix-en-Provence (sur de Francia) aceptó el pedido de liberación de los dos pilotos franceses, Bruno Odos y Pascal Fauret, informaron el jueves sus abogados y fuentes judiciales.

Los dos pilotos, que huyeron de República Dominicana hacia Francia a fines de 2015 para eludir una condena por narcotráfico, tienen prohibido salir de sus zonas de residencia, así como ejercer actividades aeronáuticas y ponerse en contacto con otras personas inculpadas por el caso, precisaron las fuentes judiciales.

Deben además entregar sus pasaportes a las autoridades judiciales y presentarse una vez por semana en la gendarmería más próxima de su domicilio.

“Me congratulo por esta decisión pero era lo menos” que podíamos esperar, declaró a la AFP Eric Dupond-Moretti, uno de los abogados de los pilotos.

“Ayer (miércoles, en la audiencia de pedido de puesta en libertad), pedimos al ministerio público que nos diga cuáles son los indicios de culpabilidad, y está en la imposibilidad de responder. Es pues normal que sean liberados. Son inocentes”, agregó el abogado.

En Francia, la investigación de este caso es realizada por la jueza de instrucción de Marsella Christine Saunier-Ruellan. En la República Dominicana los dos pilotos fueron condenados ya a 20 años de prisión.

Ambos fueron detenidos la madrugada del 20 de marzo de 2013, cuando la policía dominicana interceptó en el aeropuerto de Punta Cana un avión Falcon 50 con 26 maletas que contenían 680 kilos de cocaína.

La investigación se había iniciado en Francia un año antes, a raíz del descubrimiento de maletas sospechosas desembarcadas de un avión privado en el aeropuerto del balneario de Saint-Tropez.

El 28 de octubre de 2015, cuando estaban en libertad condicional con prohibición de salir del territorio dominicano en espera de un examen de su recurso de apelación, los dos pilotos se fugaron del país y llegaron a la isla francoholandesa de San Martín, desde donde tomaron un avión hasta la isla francesa de Martinica, y de allí otro hacia Francia.

Otros dos franceses implicados en el caso, que permanecieron en República Dominicana –Nicolas Pisapia y Alain Castany- presentaron también un recurso de apelación de su condena en agosto de 2015 por tráfico de droga, y esperan un nuevo proceso.

Christophe Naudin, experto francés de seguridad aérea, será juzgado próximamente también en República Dominicana por su implicación en la evasión de los dos pilotos.

Naudin fue detenido el 3 de febrero en Egipto y extraditado por este país a República Dominicana.

-’No soy narcotraficante’-

Odos y Fauret siempre han negado que conocieran el contenido de las maletas.

Al prestar declaración en videoconferencia el miércoles ante la cámara de la instrucción, clamaron de nuevo su inocencia.

“No soy narcotraficante, no he participado en banda organizada, no tengo más arma que mi sable de oficial”, dijo Pascal Fauret.

“Si hubiera tenido la más mínima duda de que hacía algo malo, eso no hubiera pasado. NO soy la persona descrita en ese proceso”, aseguró Odos.

El abogado general Marc Gouton se opuso a su liberación, al dudar de que ignoraran el contenido de la carga y invocar el riesgo de que puedan fugarse.

Los abogados de los pilotos presentaron la orden de captura internacional lanzada por la República Dominicana como su mejor garantía de presentación: “Si pisan Suiza, Bélgica, serán enviados para la República Dominicana donde cumplirían una pena de 20 años”, agregó Dupond-Moretti. AFP

Deja un comentario