Editorial

Entonces el Superintendente de Banco, Haivanjoe NG Cortiña, que es lo mismo que decir el gobierno, presenta una “certificación” ¿y Danske Bank lo niega? Como muestra el siguiente texto que publicaron en su facebook: “En las últimas 24 horas muchas personas han escrito en nuestra pared de facebook refiriéndose al caso de la supuesta relación de Margarita Cedeño de Fernández de la República Dominicana y Danske Bank. Entendemos que esto es un asunto importante en la República Dominicana pero Danske Bank no quiere ser parte de un conflicto político dominicano, y según la legislación de nuestro país no podemos hacer comentarios acerca de relaciones de clientes. Por esa razón tampoco podemos informar, si una persona en concreto sea cliente del banco o no”.

Se asume, entonces, que no existe la alegada “certificación”, extraída por NG Cortiña al parecer como si se hiciera de un cajero automático, pues el propio banco de Dinamarca defiende su calidad de institución bancaria bajo el canon de que defiende y respeta el “secreto de confiabilidad” que es norma de los bancos europeos. Y no se trata de “secreto bancario” como se vulnera aqui mediante una legislación para evitar supuestamente el lavado de dinero turbio. Además, la mecánica de apellido de soltera o de casada, este es otro asunto.

Ya el banco habló al mundo, a través de los que se interesaron aquí en el país, enviando mensaje a Facebook para confirmar las versiones o reclamar la autenticidad de la documentación mostrada por el funcionario y el abogado puesto para defender a su cliente en justicia ante el daño que se alegue en los tribunales por la primera información atinente a la Primera Dama. Los cuestionamientos ciudadanos no se hicieron en secreto, ni confidencial, ni por valija diplomática, ni a través de oficinas de abogados. Ahora, a menos que no intervenga un juez en Dinamarca, que exija al banco abrir sus libros, demostrar la verdad, de todo esto, eso no será posible por ahora…..Lo que sí digo yo, ahora, ante este maremágnum, prefiero gritar a los cuatro vientos: Soy pobre, con dignidad y moral….Ahora bien, habrá que certificar si la certificación del banco de Dinamarca es un mensaje “hackeado” y me estoy poniendo alante, eh, para que no me vengan con cosas…

Dejar respuesta