Miami, EFE.- La tormenta tropical Matthew ganó hoy intensidad al sur de Puerto Rico al subir sus vientos máximos sostenidos a 70 millas por hora (110 km/h) y los científicos vaticinan que se convertirá en huracán “esta tarde o noche”, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU.

Matthew, la décimo tercera tormenta tropical de la temporada de huracanes en la cuenca atlántica, prosigue su desplazamiento hacia el oeste con una velocidad de traslación de 12 millas por hora (20 km/h), indicó el NHC en su boletín de las 8 horas (12.00 GMT).

El sistema se encuentra unas 300 millas (480 kilómetros) al sur de Puerto Rico y a 265 millas (430 kilómetros) al este noreste de Curazao.

Se ha levantado el aviso de tormenta tropical para las islas francesas de Guadalupe y Martinica y para Santa Lucía, Barbados, Dominica, San Vicente y las Granadinas, pero se mantiene el de vigilancia sobre Bonaire, Curaçao y Aruba.

Según un probable patrón de trayectoria, el centro de Matthew “pasará al norte de Aruba, Bonaire y Curaçao”, agregó el NHC, con sede en Miami.

Los expertos vaticinaron que su “gradual fortalecimiento durante las próximas 48 horas”, por lo que “Matthew se convertirá en huracán hoy o esta noche”, para enfilar a continuación hacia Cuba, según el cono de proyección a cinco días del NHC.

Una tormenta tropical se convierte en huracán cuando sus vientos máximos sostenidos alcanzan los 119 kilómetros por hora.

Matthew producirá en las próximas 48 horas acumulaciones totales de lluvia entre 4 y 8 pulgadas (10 a 20 centímetros) en las islas de Barlovento y partes del sur de las islas de Sotavento.

“Estas precipitaciones pueden producir inundaciones repentinas y deslizamientos de lodo que pongan en peligro la vida de las personas”, advirtieron los expertos.

Asimismo, en el norte de las islas de Sotavento, incluyendo los Estados Unidos y las Islas Vírgenes Británicas y Puerto Rico, se pueden producir acumulaciones de 1 a 3 pulgadas (2,5 y 7 centímetros) de lluvia.

En esta temporada de huracanes en el Atlántico, iniciada el 1 de junio, se han formado trece tormentas tropicales, de las cuales cuatro se han convertido en huracanes (Alex, Earl, Gastón y Hermine), que han causado 66 muertes, la mayoría de ellas registradas en México por el paso de Earl.

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA) espera una temporada de huracanes en el Atlántico algo más activa de lo normal, con la formación de 12 a 17 tormentas, de las cuales entre 5 y 8 llegarían a ciclones, y entre 2 y 4 de categoría mayor.

Deja un comentario