Brasilia, (EFE).- La tasa de aprobación del Gobierno de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se mantiene en un escaso 10 %, en momentos en que el Congreso discute un eventual juicio con miras a su destitución, según un sondeo divulgado hoy.

La encuesta fue realizada por el Instituto Ibope, por encargo de la patronal Confederación Nacional de la Industria (CNI), y añade que el índice de reprobación del Gobierno se sitúa en un 69 %.

Esos porcentajes son muy similares a los registrados por la misma firma demoscópica en diciembre pasado, cuando la aprobación del Gobierno era del 9 % y la tasa de rechazo alcanzaba el 70 %.

En cuanto a la evaluación que los brasileños hacen de la propia Rousseff, un 80 % declaró que “no confía” en la mandataria y un 82 % desaprobó su forma de gobernar.

Según el sondeo, 48 % de las personas encuestadas declararon haber votado a Rousseff en las elecciones de 2014 y un 65 % de ellas declaró que ya no confía en su gestión.

“La popularidad de la presidenta ya es baja inclusive entre sus propios electores”, indicó Ibope.

La encuesta también señaló que entre las personas que no han completado sus estudios secundarios, un 70 % reprueba al Gobierno de Rousseff y solo un 24 % lo respalda.

Entre aquellos que cursaron estudios universitarios, el rechazo al Gobierno asciende al 87 %, frente a un 9 % que lo aprueba.

Según Ibope, la encuesta tiene un margen de error de dos puntos porcentuales y fue realizada entre los pasados 17 y 20 de marzo, un período en el que fue consultada la opinión de 2.002 electores de 142 municipios de todas las regiones del país.

El sondeo fue divulgado en medio de un agravamiento de la crisis política que atraviesa el país y en pleno trámite de un proceso iniciado en el Congreso con miras a la posible apertura de un juicio que pudiera llevar a la destitución de Rousseff.

La situación del Gobierno quedó aún más comprometida este martes, cuando el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), la mayor fuerza política del país y liderada por el vicepresidente Michel Temer, anunció su ruptura con Rousseff.

Ese movimiento fue interpretado como un claro apoyo de la mayor fuerza parlamentaria al proceso que tramita en el Congreso y que pudiera acabar con la destitución de Rousseff, quien en caso de que se llegue a ese extremo sería sustituida por el propio Temer. EFE

Deja un comentario