Ginebra, (EFE).- Grecia va a sufrir de forma “inminente” una crisis humanitaria debido al alto número de refugiados que llegan al país y que no pueden continuar su ruta hacia el centro y norte de Europa, anunció hoy la ONU.

Sólo en los primeros dos meses de este año, 122.000 refugiados e inmigrantes han entrado en Grecia, frente a los 129.000 que llegaron en los primeros seis meses de 2015, precisó el coordinador para la crisis de refugiados de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Vicent Cochatel.

El 57 % de personas que han entrado a Grecia desde que empezó 2016 han sido mujeres y niños, con una tendencia al aumento de estos grupos de edad, así como de ancianos.

“Entre los sirios, muchos están llegando del norte del país, concretamente de Alepo”, ciudad sobre la que el Ejercito sirio y las fuerzas aéreas rusas lanzaron a principios de febrero una gran ofensiva armada para recuperar las áreas que estaban bajo control de grupos rebeldes.

El personal humanitario que asiste a los refugiados también ha constatado que sólo el 25 % de los que llegan a Grecia ha permanecido durante algún periodo en Turquía y que el resto pasa lo más rápido que puede por este país rumbo a Europa.

Por otra parte, el organismo de la ONU reveló que anoche el número de personas que necesitaban un lugar para dormir en Grecia aumentó a 24.000 y que de éstas 8.500 se encuentran en Idomeni, cerca de la frontera con Macedonia.

En estas circunstancias, al menos 1.500 personas durmieron a la intemperie, cuando Europa todavía se encuentra en la temporada invernal.

Aunque durante el invierno el ritmo de cruces por el Mediterráneo oriental ha disminuido, los últimos datos de ACNUR indican que 131.724 personas hicieron el trayecto durante enero y febrero, y que de estos 122.637 consiguieron desembarcar en alguna isla de Grecia.

El organismo humanitario, que presta ayuda a los refugiados sirios en los países fronterizos y a los que se encuentran en diferentes países de Europa, indicó que una de las acciones más urgentes que se necesita es que Grecia tenga un mejor plan para contingencias.

“Las autoridades están intentando responder ahora para prevenir un mayor deterioro de las condiciones en toda Grecia, pero urgen más recursos y coordinación para revertir el caos y el sufrimiento” de los refugiados”, dijo Cochatel.

El experto subrayó lo que distintos organismos humanitarios vienen repitiendo desde hace meses y es que “Grecia no puede manejar la situación sola”.

A ese respecto, precisó que a pesar de las promesas de otros países de recibir a 66.400 refugiados llegados a Grecia, sólo se han otorgado 1.593 plazas y apenas han tenido lugar 325 reubicaciones. EFE

Deja un comentario