La primera fase del proyecto de reelección fue superada. Tres horas y cuarenta y tanto minutos necesitaron los asambleístas para aprobar la primera lectura del proyecto de modificación constitucional que reinstaura la reelección presidencial consecutiva.

¿La votación? Tal como indicaban las estimaciones y los acuerdos previos: 183 votos a favor (el proyecto requería 148 aprobaciones), 38 en contra y una ausencia.

La agenda en lo adelante espera por la segunda lectura, fechada para el viernes próximo a las 10:00 de la mañana, y al anuncio de la presidenta de la Asamblea Nacional Revisora, Cristina Lizardo, de que se preparan para proclamar la nueva carta magna el sábado 13 de junio, un día después de la votación número dos.

Los asambleístas acogieron una propuesta de Reinaldo Pared Pérez, que introdujo la redacción elaborada por su organización, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Esa propuesta contiene la modificación del artículo 124 de la Constitución, para que en lo adelante permita una reelección presidencial consecutiva “y nunca más”.

Incluye un artículo transitorio que limita al presidente de la República, electo para el periodo 2012-2016, a presentarse a las elecciones generales del periodo 2020-2024.

Van encontrando su fin tantos meses de intensas promociones del actual presidente Danilo Medina, también la aprobación en el Comité Político aquel domingo 19 de abril de la propuesta que hoy luce sobre ruedas y a la espera de un solo requisito más: la aprobación en segunda lectura, y así tener la reforma a la Constitución número 39 en 171 años de vida republicana.

La votación inscribe en la Historia el pacto del PLD con el Revolucionario Dominicano (PRD) y el Reformista Social Cristiano (PRSC), las tres organizaciones que han dominado la vida política nacional desde la caída de la dictadura en 1961 y que, por periodos, se enfrascaron en serias contradicciones por la reelección presidencial consecutiva.

Con la de ayer se cuentan cuatro modificaciones a la Constitución en los últimos 21 años: 1994, 2002, 2010 y 2015, todas salvo el 2010 en acción directa sobre la elección presidencial. Ese proceso que salvamos por no estar en intención única la reelección, también necesita el contexto de que fue una modificación amplísima, que incluyó la elección presidencial para rehabilitar a Leonel Fernández, entonces presidente del país.

Las modificaciones a la carta magna en 1963 y 1966 completan las seis reformas vividas por los dominicanos desde 1961, la fecha en la que comienza a reconstruirse la democracia en el país.

En el recuerdo queda la figura de Reinaldo Pared Pérez, senador y secretario general del PLD, poniéndose de pie, y tras de él Julio César Valentín, para indicarle a los legisladores de su coalición cómo debían votar durante el proceso de reforma.

Votación y propuestas

La matrícula de 222 asambleístas no estuvo completa por la ausencia del diputado Víctor Sánchez, renunciante del PLD por su desacuerdo con los acuerdos internos arribados en su organización y que facilitaron el camino de la reforma.

Así comenzó la sesión, a las 10:06 minutos de la mañana, con la propuesta de Reinaldo Pared Pérez como primera al comienzo de los trabajos, que fue la finalmente acogida.

Ramón Rogelio Genao, por el PRSC, propuso a la Asamblea incluir dos artículos transitorios al nuevo 124 de la Constitución: uno para evitar futuras reformas constitucionales a ese mismo artículo hasta 2065, una manera, aseguró el legislador, de blindar la carta magna; y un segundo transitorio para que las elecciones sean simultáneas hasta el periodo 2066-2070. Su idea, dijo, era ahorrar dinero al Estado al tener que organizar todos los procesos electorales el mismo día. Su propuesta fue rechazada con 212 votos, solo 8 a favor.

La asambleísta Guadalupe Valdez pidió mantener el artículo 124 tal y como se encuentra en estos momentos, y se lamentó de que en el país se esté discutiendo el tema de la reelección presidencial cuando el país necesita de una modificación a la carta magna integral. Su propuesta obtuvo 27 votos favorables y 194 en contra.

Julio Encarnación, del Partido Revolucionario Moderno (PRM), propuso un artículo transitorio que impidiera al presidente Danilo Medina presentarse a las elecciones de 2016, con el argumento de que nadie puede legislar en su propio beneficio. Su propuesta fue retirada tras votarse por el cierre de los debates, cuando faltaban más de 20 asambleístas.

Juan Hubieres también se incluyó entre los proponentes, con la petición de que la reforma constitucional se realice mediante un proceso de modificación constituyente. También retiró su propuesta.

¿Y ahora qué sigue?

La agenda constitucional es la siguiente: las comisiones de Estilo y de Verificación y Auditoría, conformadas ayer, deben rendir en dos días sus informes sobre la reforma constitucional aprobada en primera lectura.

Su trabajo consiste en confirmar que el nuevo texto no contraviene en ninguna de sus partes el contenido restante de la Constitución de la República. Esos informes deben ser depositados el lunes y serían conocidos en la segunda lectura de la reforma, pautada para el siguiente viernes.

La segunda lectura será el viernes a la espera de los cinco días calendario que establece el reglamento de funcionamiento de la Asamblea Nacional Revisora. De aprobarse nueva vez el proyecto de reforma constitucioanal, como se prevé, los diputados y senadores serían convocados al acto protocolar de firma de los asambleístas, al que deben asistir todos los legisladores y rubricar la nueva carta sustantiva de la nación.

El sábado se procedería a “La Proclama”, la lectura completa del nuevo texto constitucional, y escuchadas las salvas protocolares entra en vigor la nueva Constitución de República Dominicana.

Deja un comentario