GUATEMALA. El expresidente guatemalteco Otto Pérez Molina ingresó a un cuartel militar en el que pasó la noche bajo custodia antes de que se reanude la sesión en una audiencia judicial en la que enfrenta acusaciones de corrupción.

El juez Miguel Ángel Gálvez aclaró “Esta es únicamente prisión provisional y no preventiva”,  en la primera audiencia del caso, y ordenó el traslado a una cárcel en el Cuartel Militar Matamoros, en la capital, de Pérez Molina, quien ayer dejó de ser presidente de Guatemala luego de que el Congreso aceptó su dimisión.

El juez explicó que la medida de arresto provisional obedece al peligro de fuga y busca garantizar tanto la vida de Pérez Molina como que hoy continúe la audiencia de primera declaración del imputado.

Fue trasladado desde el tribunal en una camioneta deportiva y escoltado por una decena de vehículos policiales, en un principio rodeados por múltiples cámaras de la prensa. La audiencia continuará a las 8 de la mañana del domingo.

La Fiscalía imputó ayer jueves a Pérez Molina los delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de defraudación aduanera. EFE

Deja un comentario