GUATEMALA (EFE). El expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina conocerá hoy su futuro jurídico durante una audiencia en la que el juez Miguel Ángel Gálvez decidirá si será sometido a juicio como parte de la investigación sobre la trama de corrupción denominada “La Línea”, de la que se le acusa de ser uno de sus líderes.

El juez convocó para este martes al imputado, sus abogados, fiscales y querellantes para dar su veredicto.

Entre el jueves y viernes pasados, el fiscal del Ministerio Público (Fiscalía) José Morales, con el apoyo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) le imputó al exmandatario los delitos de asociación ilícita, caso especial de defraudación aduanera y cohecho pasivo.

Sin embargo, tras los alegatos presentados por el abogado defensor César Calderón en el sentido de que su cliente no es ni importador, ni miembro de la delincuencia organizada y que tampoco recibió dinero de la organización, el juez se dio tiempo para resolver la situación jurídica de Pérez Molina, quien renunció a la Presidencia la semana pasada.

El exjefe de Estado, que está en prisión provisional en la cárcel del cuartel militar Matamoros, en la capital, defendió su inocencia el viernes en su declaración ante el juzgador.

El Ministerio Público y la Cicig sostienen que en las investigaciones preliminares se encontraron “indicios racionales” de que Pérez Molina y la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, en prisión preventiva por el mismo caso, son los líderes de “La Línea”.

La red, que tenía como jefe operativo al prófugo de la justicia Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de Baldetti, se habría apropiado de al menos 29 millones de quetzales (unos 3.7 millones de dólares) producto de los sobornos por la defraudación aduanera. EFE

 

Deja un comentario