Sala de Operaciones

Seguramente, todo hombre ha deseado en algún momento de su vida tener un pene más grande. Sin embargo, un joven estadounidense de 17 años quiso todo lo contrario y se convirtió en el primer hombre de la historia en someterse a una operación de reducción de pene.

El joven oriundo de Florida acudió a un centro médico local con un insólito pedido, quería reducir el tamaño de su pene. Al preguntarle las razones describió que le imposibilitaba tener relaciones sexuales y practicar deportes porque tenía dificultad para usar los pantalones debido a su “órgano grande y pesado”, y lo avergonzaba lo que se le notaba con la ropa puesta.

Los médicos analizaron al chico y decidieron ayudarlo: comprobaron que había un desarrollo anormal del órgano sexual, que en estado de flacidez medía 17 centímetros de largo por 25 de diámetro, algo similar a una “pelota de rugby” dijeron los profesionales.

Según el doctor, el joven sufrió de priapismo, que ocurre cuando una erección se prolonga por mucho tiempo sin siquiera tener apetito sexual, lo que dejó su pene hinchado y sin forma. Aunque en erección el tronco del pene se ponía duro, el glande se mantenía en estado flácido.

Pero no hay que impresionarse tanto, ya que el cirujano que trató al adolescente, Rafael Carrión, urólogo de la Universidad del Sur de Florida, aclaró que “aunque su pene era tan grande, no creció cuando tuvo erecciones, sino simplemente se hizo más firme. Su pene se había inflado como un globo”.

Para la operación, se decidió utilizar la técnica quirúrgica que normalmente se utiliza para tratar la enfermedad de Peyronie, una condición en la que el tejido cicatrizal se desarrolla a lo largo del pene, causando que se doble.

Los doctores retiraron tejido extra, sin tocar la uretra, el joven paso dos días hospitalizado y luego volvió a casa con un miembro más “normal”.

Los médicos aprovecharon la cicatriz de la circuncisión para realizar la operación y tuvieron que cortar dos segmentos de tejido de cada lado para darle un aspecto más normal.

“Es un poco más grande y un poco más grueso que el de cualquier hombre, pero ahora luce simétrico y el paciente está muy satisfecho” dijeron los médicos al terminar la operación.

 

Ver las imágenes en el siguiente enlace: Fotos

Dejar respuesta