San Salvador,(EFE).- La iglesia católica salvadoreña reveló este jueves que el sacerdote Jesús Delgado, biógrafo del beato Óscar Romero, fue suspendido de sus funciones eclesiásticas por estar acusado de pedofilia, informó hoy el vicecanciller del Arzobispado de San Salvador, Rafael Urrutia.

La declaración se da un día después de que la presidenta del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (Isdemu), Vanda Pignato, pidió a los jerarcas de esta iglesia que hicieran público el caso de este religioso, quien supuestamente agredió sexualmente por 8 años a una mujer cuando era menor de edad y que ahora tiene 42 años.

“Monseñor Jesús Delgado ha sido suspendido de todas sus funciones sacerdotales y administrativas porque se ha recibido una denuncia de agresión sexual de menores en su contra”, dijo Urrutia en una conferencia de prensa.

Agregó que “lamentamos profundamente estos hechos y pedimos perdón a la víctima y a la sociedad”.

También señalo que Delgado será sometido a una investigación interna y que actualmente se encuentra “recluido en una casa religiosa”.

“Esta arquidiocesis no va a cubrir ningún caso de abuso de menores y estará siempre en favor de la justicia y la verdad, y en defensa de los niños”, expuso el religioso.

Añadió que “él está anuente a reunirse con la víctima para pedirle perdón”.

De igual forma, reveló que representantes de la iglesia se reunieron con la mujer la semana anterior y que esta solo pidió que Delgado “deje el ministerio (el sacerdocio) y que le pida perdón”.

Urrutia expuso que el caso todavía no ha sido notificado al papa Francisco pero que “indudablemente llegará hasta allá (el Vaticano)”.

El religioso manifestó que el hecho fue conocido por la curia salvadoreña previo a una visita de la comisión que lleva el proceso de beatificación de monseñor Romero al Vaticano para reunirse con el papa a inicios de noviembre.

Delgado formó parte de esta delegación como postulador de la causa canónica del arzobispo asesinado en 1980.

El mismo no podrá seguir ejerciendo esta función ni la de historiador de la causa de beatificación del padre Rutilio Grande, también asesinado a las puertas de la guerra civil salvadoreña (1980-1992) por un escuadrón de la muerte en 1977.

En las declaraciones dadas a medios de comunicación por Vanda Pignato este miércoles, dejó entrever que el delito supuestamente cometido por Delgado no puede ser perseguido penalmente porque ya prescribió.

“Lo que me da mucha indignación es que (el sacerdote) va a quedar impune porque el crimen prescribió”, señaló Pignato.

Empero, la funcionaria hizo votos para que después de darse a conocer el caso de Delgado otras víctimas denuncien hechos similares. La legislación penal salvadoreña señala que delitos graves, como el abuso sexual contra menores, prescriben 10 años después de haber sido cometidos.

Por otra parte, Urrutia señaló que “este es el primer caso” de una acusación de pedofilia contra un sacerdote salvadoreño y que “no tenemos conocimiento de otros hasta hoy”.

No obstante, el sacerdote español Antonio Rodríguez, conocido como Padre Toño, publicó hoy en su cuenta de Twitter que existe otro caso en el que un niño, quien actualmente tiene 38 años de edad, fue abusado sexualmente durante cuatro años.

“La víctima de abuso, que solicitó audiencia con arzobispo (José Luis Escobar) en abril (…) sólo pide diálogo”, aseguró Rodríguez sin detallar si en este caso estaría involucrado Jesús Delgado.

Se espera que el domingo próximo Escobar, máximo líder de la iglesia católica salvadoreña y que se encuentra de viaje, dé una conferencia de prensa en la que revelará mayores detalles y otras medidas contra Delgado. EFE

Deja un comentario