WASHINGTON, (EFE).- El hombre que saltó la verja del jardín norte de la Casa Blanca este jueves había dejado una nota suicida a sus familiares y está ahora en custodia del Servicio Secreto para someterse a una evaluación psiquiátrica, informó hoy la prensa local.

Joseph Caputo, un hombre blanco de 22 años, enfrenta un cargo por entrar de manera ilegal en el jardín presidencial que podría acarrearle una pena máxima de un año de cárcel.

El joven fue detenido enseguida que entró en el recinto de la Casa Blanca por el Servicio Secreto, que vela por la seguridad del presidente, y el lunes tendrá una segunda cita con los tribunales en un juzgado federal.

Caputo había dejado una nota suicida a dos amigos y un mensaje de voz despidiéndose de su madre antes de saltar la verja de la Casa Blanca, según los documentos judiciales a los que han tenido acceso medios locales.

“La muerte es una parte natural de la vida. Alegrémonos por aquellos alrededor nuestro que la transforman en la Fuerza”, escribió en esa nota.

El día del suceso, el joven llevaba una bandera estadounidense como capa, un dispositivo USB con la forma del escudo del superhéroe de ficción “Capitán América”, una guía de bolsillo de la Constitución y guantes reforzados, según los citados documentos.

Tras ser detenido, Caputo dijo al Servicio Secreto: “Amo mi país”, y “sabía que me encerrarían”.

En el momento del suceso, que ocurrió sobre las 14.00 hora local, el presidente estadounidense, Barack Obama, se encontraba dentro de la residencia celebrando el Día de Acción de Gracias con su familia.

Los agentes analizan ahora cómo pudo el detenido saltar la verja si esta ya tiene el refuerzo de puntas afiladas de acero instalado precisamente para evitar episodios como el del jueves.

Caputo se suma a una lista de varios hombres que han intentado saltar la verja del jardín norte de la Casa Blanca en el último año.

El incidente más grave ocurrió el 19 de septiembre del año pasado, cuando un veterano de la guerra de Irak con supuestos problemas mentales, Omar J. González, se convirtió en el primer intruso armado en la historia de la mansión presidencial.

González logró entrar armado con un cuchillo en la residencia y acercarse a las dependencias de la familia presidencial, que había abandonado el edificio tan solo unos minutos antes.

Ese incidente dio paso a una exhaustiva revisión de las protocolos del Servicio Secreto que terminó con la dimisión de la entonces directora Julia Pierson.

Apenas un mes después, el 22 de octubre, otro hombre logró saltar la verja del jardín norte de la Casa Blanca pese a las vallas móviles de seguridad colocadas alrededor de la verja tras el salto de González.

En esa ocasión, sin embargo, los agentes le detuvieron antes de que pudiera llegar a la mansión presidencial.

En abril de este año, un hombre de 54 años fue detenido por el Servicio Secreto tras saltar la verja de la Casa Blanca con un paquete sospechoso, aunque finalmente este fue analizado y se descartó que supusiera alguna amenaza.

El suceso de este jueves ocurrió después de que este verano se volviera a reforzar la verja exterior del jardín norte de la Casa Blanca, y mientras se construyen nuevos refuerzos. EFE

Deja un comentario