WASHINGTON. El ministro de Relaciones Exteriores de Haití, Lener Renauld, solicitó la intervención solidaria de toda la comunidad internacional ante las autoridades de la República Dominicana a fin de dar un trato más ágil y más humano al proceso de regularización migratoria que desarrolla el país.
Rnauld demandó además de la comunidad internacional que rompa su silencio y que pida a República Dominicana que reanude el diálogo a fin de elaborar un protocolo para garantizar el respeto de los ciudadanos haitianos que están en situación migratoria irregular.
Pidió a República Dominicana ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), respetar los derechos de los haitianos que viven en situación irregular en el país.
Recordó que son hombres y mujeres que han “contribuido y contribuyen” al desarrollo de esta nación a través de su trabajo en los sectores construcción, turismo y servicios.
“Haití viene a decir a Las Américas en nombre de sus fundadores, a exhortar a la República Dominicana a la razón. Haití no viene a pedir misericordia, viene a decir no a situaciones de familias divididas que no recuerdan algunos períodos de la historia”, manifestó.
“Todos estamos interesados en evitar deportaciones masivas que llevará a la división de familias nucleares”, agregó.
Dijo que desde Haití seguirán insistiendo en la negociación para buscar una solución a esta situación migratoria.
“Estamos empeñados en evitar una catástrofe humanitaria que desestabilizaría el país”, apuntó.
Sostuvo que están dispuestos a recibir en Haití a personas de ascendencia haitiana que vivan en situación irregular, no solo en República Dominicana sino en todas partes del mundo, sin embargo, destacó que el Plan Nacional de Migración que desarrolla el país genera una situación de apátrida que toda la comunidad nacional y regional teme desde hace muchos años.
Una persona que vive en territorio dominicano y que incluso haya nacido en el país corre el riesgo de ser expulsada a un país con el cual no tiene ningún lazo”, comentó.
“No cabe duda de que todas las personas a las que está dirigida la ley de aplicación son las personas de ascendencia haitiana”, añadió.
Manifestó que el gobierno de Haití no puede mantenerse indiferente ante el riesgo de que Haití se encuentre con decenas de haitianos desnaturalizados.

Deja un comentario