SANTO DOMINGO.-El Ministerio de Hacienda y el Banco Mundial firmaron un contrato de préstamo de apoyo al Pacto Nacional para la Educación por US$50.0 millones, de los cuales se esperan recibir US$10.0 millones en el presente año.

En representación del Estado dominicano, suscribió el contrato el ministro de Hacienda, Simón Lizardo Mézquita, y por el Banco Mundial firmó el representante residente, McDonald Benjamin.

Lizardo Mézquita agradeció al Banco Mundial por el apoyo al fortalecimiento de la inversión a través de este préstamo, contribuyendo a estimular la política del Gobierno dominicano relacionada con la Estrategia Nacional de Desarrollo, en beneficio de nichos relevantes para el progreso del país, tales como la educación, y específicamente,  la calidad de la enseñanza.

El funcionario destacó la importancia del Banco Mundial como socio colaborador, ante el compromiso del país con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, en diversos puntos determinados al respecto.

En ese sentido, citó el deber del país en cuanto a invertir en los próximos años como se ha previsto, para llegar al año 2030 con resultados satisfactorios con relación a las metas  y acuerdos establecidos a corto y mediano plazo.

Banco Mundial felicita a RD por inversiones en capital humano

En tanto, que Benjamin, felicitó a la República Dominicana y manifestó expresiones de reconocimiento por los esfuerzos sin precedentes en la historia reciente en cuanto a invertir en la niñez, y en general, en el capital humano, posicionando al  país de manera que pueda ser competitivo e integrarse de forma efectiva en el entorno global a futuro.

Dijo que este  préstamo, en particular, es una inversión dirigida a la calidad  en la educación y que  el Banco Mundial tiene el objetivo de alinearse completamente con la Estrategia del país y con los acuerdos reflejados en el Pacto Nacional para la Educación.

“Sigan contando con nosotros como fiel asesor, un fiel aliado con las mejores ganas de seguir apoyándolos en el desarrollo de este hermoso país”, agregó el señor Benjamin.

Deja un comentario