WASHINGTON.- Un total de 273 organizaciones pidieron el lunes al presidente Barack Obama protección migratoria temporal para los salvadoreños, guatemaltecos y hondureños que han llegado a Estados Unidos sin autorización debido a la violencia generada por el crimen organizada.

La coalición de grupos defensores de derechos civiles, laborales, humanitarios, migratorios, derechos humanos envió una carta a la Casa Blanca, sumándose así a más de 140 representantes y 22 senadores demócratas que han expresado la misma solicitud.

La misiva pide a Obama emplear la protección migratoria temporal —conocida por sus siglas en inglés como TPS— como componente de una respuesta integral a una crisis de refugiados centroamericanos.

The Associated Press solicitó una reacción a la Casa Blanca, la cual remitió la solicitud al Departamento de Seguridad. AP no recibió comentario de inmediato.

Las organizaciones citaron a un informe elaborado recientemente por Immigrant Legal Resource Center, el cual estima que el TPS beneficiaría a 750.000 centroamericanos.

“Si bien problemas en el debido proceso y la falta de asesoría legal juegan un papel, los estándares para conceder asilo son muy estrictos, requieren muy altos niveles de verificación, y muchas de las razones por las que los centroamericanos piden protección, como temor a la persecución por oponerse a las pandillas, requieren un área complicada del derecho de asilo”, señala la carta.

La coalición incluye a la American Civil Liberties Union, la central sindical AFL-CIO, American Immigration Lawyers Association, Voces de la Frontera y WOLA.

El Salvador y Honduras integran la lista de 13 países que han recibido TPS debido a desastres naturales ocurridos en 2001 y 1998, y esos beneficiarios deben demostrar su estadía desde entonces en Estados Unidos para conservar el TPS.

Las organizaciones aseguran que la situación actual de los tres países del Triángulo Norte justifica la designación de esos países como beneficiarios de TPS, el cual incluye un permiso de trabajo renovable cada dos años y puede ser otorgado solamente a extranjeros en territorio estadounidense cuyos países atraviesan circunstancias temporales y extraordinarias que imposibilitan un regreso seguro.

“No hay un obstáculo legal o factual que impida al gobierno de Obama expandir TPS a El Salvador, Guatemala y Honduras”, dijo José Magaña, abogado de Immigrant Legal Resource Center. “El Congreso dio al poder ejecutivo autonomía sustancial para designar países beneficiarios de TPS y corresponde a este gobierno ejercer esa autoridad”.

Las solicitudes para conceder TPS a personas procedentes del Triángulo Norte que huyen de la violencia han arreciado desde que las autoridades migratorias arrestaran en diciembre a 121 inmigrantes centroamericanos durante un operativo de dos días realizado en Texas, Georgia y Carolina del Norte.

El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, ha justificado los arrestos al explicar que estas personas habían ingresado a Estados Unidos después del 1 de mayo del 2014 de manera ilegal, tenían órdenes finales de deportación y habían agotado las posibilidades de regularizar su situación migratoria.

El Departamento de Estado anunció posteriormente que junto a ACNUR, la Organización Internacional de Migraciones y grupos no gubernamentales, facilitará gestionar refugio en Estados Unidos a guatemaltecos, salvadoreños y hondureños en situación vulnerable. AP

Deja un comentario