Barack Obama

El Gobierno del presidente Barack Obama anunció hoy una serie de medidas para combatir la segregación racial en el acceso a la vivienda con el fin último de fomentar la integración en todo el país, se informó oficialmente.

Las nuevas normas, que tienen como fin diversificar la población de los barrios más acomodados y reactivar los más deprimidos, fueron anunciadas en un documento emitido por la Secretaría de Vivienda.

El titular de Vivienda y Desarrollo Urbano, el hispano Julián Castro, tiene previsto dar detalles del “histórico plan” en un acto que tendrá lugar hoy en Chicago (Illinois).

La Ley de Fomento de la Vivienda Justa, que prohibió la discriminación racial en el acceso a la vivienda fue aprobada en 1968, como consecuencia de la lucha por los derechos civiles de los negros que tuvo lugar en Estados Unidos en esa época.

Pero, según el Gobierno de Obama, desde entonces esas normas no se han aplicado con el rigor necesario, ejemplo de lo cual son los numerosos litigios judiciales que se siguen planteando.

En un ejemplo reciente, el Tribunal Supremo falló el 25 de junio pasado en contra del Departamento de Vivienda y Asuntos de la Comunidad del estado de Texas, al que recordó que no se puede discriminar a nadie en el acceso a la vivienda por motivos de raza, color, religión, sexo u origen.

El origen de la demanda era la concesión por parte de las autoridades texanas a promotores de viviendas créditos fiscales federales que, en la práctica, dejaba fuera de zonas residenciales de blancos el desarrollo de casas para personas de bajos ingresos.

Las nuevas normas obligan a las alcaldías de todo el país revisar sus políticas de vivienda para evitar la discriminación racial, e informar de los resultados periódicamente.

Deja un comentario