l Gobierno de la República Dominicana rechaza categóricamente las declaraciones dadas por el Sr. Luis Almagro, Secretario General de la OEA, en el sentido de que en nuestra isla solo debiera haber un país.

Una afirmación como esta no solamente es una expresión de ignorancia total de la geografía política mundial, y del pasado y el presente de la República Dominicana y la República de Haití, sino también un acto de imprudencia extrema en su condición de ejecutivo de un organismo hemisférico como la OEA.

Luis Almagro, con sus declaraciones ha entorpecido el proceso que debiera jugar la OEA en la región, ha establecido un precedente funesto para ese espacio multilateral. Sin dudas ha creado un condicionamiento sesgado del posible informe que arroje la misión de observación que vino a la República Dominicana.

Conocemos, desde antes que fuera electo como Secretario General de la OEA, la opinión negativa que ha mantenido Almagro en torno a la política migratoria de nuestro país; sin embargo, esperábamos que, dada su actual posición, actuara con equilibrio y justicia.

Sus declaraciones trascienden los límites de sus competencias, pues no tiene derechos a trazar pautas en las políticas internas de países soberanos e independientes.

Con sus declaraciones, el Secretario General de la OEA ya evidencia una tendencia  prejuiciada contra la República Dominicana, lo cual lo descalifica para convocar al diálogo y daña extraordinariamente la imagen de la OEA ante nuestra nación y ante la región.

Ya hemos dicho anteriormente: no hay posibilidad de diálogo entre República Dominicana y Haití, mientras continúen los ataques y el plan de descrédito del gobierno haitiano contra nuestro país.
Y con las declaraciones de Luis Almagro, no hay posibilidad de que la OEA cumpla el rol que debió desarrollar en esta situación.

Si Luis Almagro no cambia su actitud y retira su cuestionamiento a la existencia de  dos países en nuestra isla, la República Dominicana no tiene nada que dialogar con la Secretaria General de la OEA. En tal sentido, anunciamos que la reunión solicitada por Luis Almagro al gobierno dominicano para la próxima semana en Washington, ha sido rechazada por nosotros, pues sus declaraciones imposibilitan todo tipo de diálogo constructivo.

Finalmente reiteramos que la política migratoria de la República Dominicana es competencia exclusiva de nuestro país, y no aceptaremos ninguna acción de injerencia de persona ni de organismo alguno.

Deja un comentario