WASHINGTON.- El Gobierno de Estados Unidos presentó un recurso contra la orden de una jueza federal de California para liberar a las familias de indocumentados que permanecen en los centros de detención, argumentando que eso generaría “un aumento del número de padres que cruzan la frontera con sus hijos”.

El recurso, al que tuvo hoy acceso Efe, pretende revertir la decisión de la jueza federal de California Dolly M. Gee, quien el 24 de julio ordenó liberar de dos centros de detención de Texas a los niños al considerar que el Gobierno violaba el acuerdo extrajudicial “Flores” de 1997, por el que los pequeños deben de vivir en las condiciones “menos restrictivas” posibles.

El Gobierno de Barack Obama argumentó que, de ejecutarse el fallo judicial, se “elimina la capacidad del Gobierno para deportar o readmitir a las familias bajo ninguna circunstancia, lo que podría provocar otro incremento notable del número de padres que cruzan la frontera con sus hijos”.

Por eso, el Ejecutivo exigió a la Corte del Distrito Central de California, encargada del caso, que reinterprete el acuerdo “Flores” y que le permita exponer en una audiencia sus argumentos contra la liberación de las familias antes de tomar una decisión final sobre el asunto.

En el documento judicial, interpuesto ante la Corte el 6 de agosto, el Gobierno detalló que en el tiempo transcurrido dentro del año fiscal de 2015, que comenzó en octubre de 2014, la Patrulla Fronteriza de EE.UU. ha apresado a 24.901 miembros de unidades familiares, lo que supone un descenso del 55 % con respecto al año fiscal de 2014.

Durante el año fiscal 2014 (del 1 de octubre de 2013 al 30 de septiembre de 2014), el número de niños y progenitores detenidos en la frontera fue de 68.441, lo que supuso un aumentó del 361 % con respecto al año anterior.

El Departamento de Seguridad Nacional destacó que, este año, el número de detenciones se ha incrementado de forma constante cada mes, desde enero a julio, y que, aunque ha habido un descenso con respecto al año anterior, la cifra de detenciones sigue siendo “todavía sustancialmente mayor” que en años anteriores, por lo que deben mantener las detenciones.

El recurso del Gobierno llega tras meses de polémica acerca de los centros de detención de inmigrantes, con madres en huelga de hambre y cientos de congresistas pidiendo el cierre de esas instalaciones, que compararon con “cárceles” por el “grave” daño que infringen a las madres y niños internados.

El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, anunció en junio una reforma para reducir el tiempo que las familias de inmigrantes permanecen en los centros de detención de indocumentados del país, que fueron reabiertos tras la masiva llega de inmigrantes del año pasado.

Tras el anuncio de Johnson, su departamento comenzó a evaluar los casos de las familias detenidas durante más de 90 días para determinar si deben o no permanecer internadas y empezar a liberar a aquellas retenidas durante un mayor periodo de tiempo. EFE

Deja un comentario