SANTO DOMINGO. El dirigente del Partido de la Liberación Dominicana )PLD) Franklin Almeyda Rancier, admitió que esa entidad política está fraccionada, y como toda fractura necesita un yeso para solidificar el hueso y consecuentemente conseguir la unidad.

“Tengamos cuidado, porque este partido está ciertamente fraccionado, hay una fractura, fractura es que hay un roto, algo roto, y eso roto hay que ponerle yeso, puesto el yeso para que se solidifique el hueso y entonces haya unidad, pero mientras tanto lo que estamos haciendo es acuerdo para como cuerpo ir juntos para el proceso electoral”, explicó Almeyda Rancier.

Advirtió a los miembros del Comité Político que auspician el incumplimiento de los acuerdos que pusieron fin a la crisis creada a raíz de la reforma constitucional, que están propiciando un rompimiento y por ende el debilitamiento de todas las candidaturas, incluyendo la del presidente Danilo Medina.

Deploró que se quiere reducir el partido a los intereses particulares de algunos dirigentes, y aclaró que con esa actitud llevan a la organización a una crisis superior a la de los meses de abril y mayo del presente año.

Entrevistado en el programa D´AGENDA que cada domingo se difunde por Telesistema Canal 11, el exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo rechazó que haya un enfrentamiento entre danilistas y leonelistas por la alcaldía del Distrito Nacional.

Explicó que lo que luce es que hay gente interesadas en esa plaza, para desde ahí montar sus aspiraciones presidenciales para los comicios del 2020.

Franklin sostuvo que a nivel congresional y presidencial no ha habido ningún problema con lo pactado, y que los ruidos se han creado a nivel municipal.

Manifestó que el espíritu del acuerdo con respeto a los cabildos es que si un alcalde no está bien posesionado, entonces se escoge un aspirante que si lo esté, pero en caso de que un síndico supere el 50 %, como dijo creer que es el caso de Roberto Salcedo y Juan de los Santos, entonces ahí no debe haber ningún problema aunque quien aspire le lleve algunos puntos.

Dijo que con respecto a los legisladores lo que busca el acuerdo es el equilibrio político en las fuerzas expresadas en el presidente Danilo Medina y Leonel Fernández, en lo que resuelven el problema interno de la fractura de la organización.

“Yo soy del criterio de que si Reinaldo Pared no quisiera ser el candidato a senador del Distrito Nacional, quien debe decidir esa candidatura es Danilo Medina, y como digo por poner un ejemplo cualquiera, si en Santiago el expresidente Fernández quisiera tener un senador más leal a él, pues Leonel debería decidir en la plaza de Santiago quien será el senador”, razonó.

Almeyda Rancier justifica su planteamiento en función de lo que el equilibrio expresa, y dijo que si eso afecta algunos de su compañero pues él lo siente por ellos.

Sostuvo que ni él, ni ningún otro miembro del Comité Político pueden estar promocionando candidaturas a nivel municipal hasta que terminen las encuestas ordenadas por la Comisión Nacional Electoral, y por lo tanto los miembros de la misma deben velar para que se observe ese comportamiento.

30 mil policías contra la criminalidad

El exministro de Interior y Policía planteó la necesidad de que el país forme 30 mil agentes policiales, a razón de diez mil por año, para enfrentar la violencia delictiva y la inseguridad ciudadana.

Almeyda Rancier, quien es asesor del poder Ejecutivo en materia de seguridad ciudadana, dijo que ya entregó dicha propuesta al presidente Danilo Medina.

Agregó que en los entrenamientos, esos policías tienen que hacer un trabajo de campo similar al que hacen los estudiantes de medicina en los centros de salud del Estado.

“En el campo estos policías que se vayan a labor de patrullaje, bajo la supervisión y dirección de oficiales que son también instructores a los fines de ir evaluándolos en su comportamiento”, explicó.

Sostuvo que el perfil de ese policía debe ser de un joven bachiller, que sepa conducir y que sepa manejar computadoras.

Refirió que esos jóvenes con esa formación son los que van a romper con la cultura del “dámelo lo mío” que existe en la Policía Nacional desde el escalafón más bajo hasta el más alto cargo de la institución.

Deja un comentario