El presidente francés, François Hollande, subrayó hoy que el dispositivo antiterrorista en su país, que implica a 30.000 agentes de las fuerzas del orden y militares, no se va a relajar al menos durante todo este año, además de justificar las operaciones en el exterior, en el Sahel o en Irak.

“Estamos movilizados. No quiero que los franceses tengan la menor duda sobre el dispositivo” antiterrorista, señaló Hollande en la tradicional entrevista televisiva con motivo de la Fiesta Nacional.

Reiteró que la operación en el territorio francés puesta en marcha tras la oleada de atentados de enero en París “va a durar” y que durante 2015 “no habrá relajamiento.

Recordó que del total de 30.000 personas implicadas, hay 10.000 militares, de los cuales 7.000 desplegados sobre el terreno y 3.000 más en reserva susceptibles de ser movilizados.

El jefe del Estado se negó a responsabilizar de posibles fallos a los servicios secretos por los atentados terroristas y replicó que “todas las semanas” se impiden ese tipo de acciones y se detienen a presuntos autores en particular “gracias a los servicios secretos”.

Para dar una idea de la amenaza, hizo hincapié en que hay 1.700 residentes en Francia que han ido a combatir con grupos yihadistas en Siria e Irak, algunos de los cuales han vuelto, que hay otros que pretender sumarse, y que hay otro tipo de personas que también son objeto de vigilancia.

Sobre el Estado Islámico (EI), lo describió sin nombrarlo explícitamente como “un grupo que quiere negar la idea misma de civilización” y que pretende “dividirnos, que haya guerra de religión”, generar sospechas hacia la población musulmana.

En cualquier caso, se mantuvo en su posición contraria a intervenir militarmente contra el EI en territorio de Siria mientras al frente del país esté Bachar el Asad, que “es la causa de lo que se ha producido”.

Por su parte, defendió los ataques aéreos en los que Francia participa contra el grupo terrorista en Irak.

Deja un comentario