BEIRUT.- Aviones de Francia y Rusia atacaron en las últimas horas objetivos del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en distintas partes de Siria, después del atentado del viernes en París, reivindicado por los yihadistas y que causó 129 muertos y nás de 300 heridos.

El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, dijo a Efe por teléfono que la fuerza aérea rusa tuvo hoy como blanco zonas de la provincia de Deir al Zur (noreste), que está controlada casi en su totalidad por el EI, así como la ciudad monumental de Palmira (centro), también en manos de los radicales.

Desde Deir al Zur, el activista Mohamed al Jalif, de la Red Siria para los Derechos Humanos, precisó a Efe por internet que los aparatos rusos bombardearon los alrededores del aeropuerto militar de la provincia, donde los extremistas se enfrentan a las fuerzas del régimen sirio.

Por otro lado, Rusia atacó la ciudad de Al Raqa (noreste), principal bastión de los yihadistas en el territorio sirio, “aunque no se sabe aún si lo hizo con aviones o con misiles”, indicó Abderrahman.

Entretanto, aviones rusos tuvieron como objetivo posiciones del moderado Ejército Libre Sirio (ELS), el Frente al Nusra -filial siria de Al Qaeda- y otras facciones de tendencia islamista en las provincias noroccidentales de Alepo e Idleb.

Rusia es uno de los principales aliados del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, y desde septiembre lleva a cabo una campaña de bombardeos en Siria contra el EI y otros grupos armados opositores.

El ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigu, anunció en Moscú que su país duplicó hoy los ataques contra el Estado Islámico en Siria tras acordar con Francia coordinar su acciones militares.

Por su parte, la aviación francesa bombardeó anoche por segunda jornada consecutiva bases del EI en Al Raqa, reveló hoy el primer ministro francés, Manuel Valls.

Valls detalló que los blancos fueron un puesto de mando de la organización terrorista y un campo de entrenamiento.

Un activista que se identificó como Abu Mohamed, miembro de la organización Al Raqa está siendo masacrada en silencio, confirmó a Efe que los bombardeos solo tuvieron como objetivo posiciones del EI en las afueras de la ciudad.

Por ese motivo, “no hubo víctimas civiles”, indicó Abu Mohamed, quien destacó que se desconoce si hubo bajas dentro del grupo radical y el volumen de los daños materiales por el secretismo que mantiene esta organización en torno a sus pérdidas.

En paralelo, aviones de la coalición internacional, liderada por EEUU y a la que pertenece Francia, atacaron el yacimiento de petróleo de Al Omar, el mayor de Siria y ubicado en Deir al Zur; aunque no se sabe la nacionalidad de los aparatos que realizaron los bombardeos.

Al Jalif recordó que no es la primera vez que la alianza bombardea Al Omar, aunque en los últimos días está atacando instalaciones importantes dentro del campo y no pozos de crudo de los alrededores, como venía haciendo hasta ahora.

El activista señaló que varias ambulancias se dirigieron hoy al yacimiento petrolero, “lo que indica que podría haber muertos y heridos en las filas del EI”.

Mientras distintos países luchan contra el EI desde el aire en Siria, sobre el terreno distintas facciones rebeldes intentan unificar su trabajo para ser más efectivas contra los yihadistas.

Este martes, una quincena de grupos kurdos y árabes de Alepo e Idleb anunciaron su fusión, bajo el paraguas de las Fuerzas de Siria Democrática, una agrupación insurgente que recibe el respaldo de EEUU.

No obstante, en declaraciones telefónicas a Efe, su portavoz, Talal Salu, detalló que esta alianza rebelde sigue centrada en la lucha contra el EI en la provincia nororiental de Al Hasaka, donde ha recuperado el control de 1.400 kilómetros cuadrados en las últimas dos semanas.

“Cuando concluya la campaña en Al Hasaka, comenzará una segunda etapa con una ofensiva en Al Raqa y el norte de Alepo contra el Daesh (acrónimo en árabe de Estado Islámico)”, adelantó.

Salu afirmó que su organización se coordina en todo momento con la coalición internacional, especialmente con EEUU, y que está esperando, de un momento a otro, la llegada de un contingente de cincuenta expertos y asesores militares estadounidenses que llevarán a cabo labores de entrenamiento.

“Le decimos a EEUU y Francia que sobre el terreno ya hay una fuerza democrática que está dispuesta a luchar contra el EI”, agregó. EFE

Deja un comentario