El Fondo Monetario Internacional (FMI) indicó este jueves  la necesidad de financiación de Grecia entre 2015 y 2018 se cifra en 50.000 millones de euros, por lo que incluso bajo el plan presentado por los acreedores internacionales requeriría 36.000 millones de euros más por parte de los socios europeos.

En un análisis publicado en la fecha, el FMI considera la deuda de Grecia “insostenible” y asegura que la situación ha empeorado desde la llegada al Gobierno del izquierdista Alexis Tsipras al rebajarse los objetivos fiscales y ralentizarse la aplicación de reformas estructurales.

“Si el programa (de 2012) se hubiera implementado como se presumía, no habría sido necesario un mayor alivio de deuda”, señaló la institución financiera internacional.

El reporte, además, reduce las previsiones de crecimiento económico para Grecia este año del 2,5 % al 0 % y empeora sus perspectivas sobre la deuda que previamente había ubicado en una tendencia a la baja desde el actual 175 % del producto interior bruto (PIB) hasta el 128 % en 2020, y que ahora ve en el 150 % para esa fecha.

Gobierno: FMI concede la razón

Al respecto,  el  portavoz del Gobierno griego, Gavriil Sakelaridis, afirmó que el informe del Fondo Monetario Internacional  da la razón al Ejecutivo al considerar que la deuda de Grecia no es sostenible.

“El informe de FMI de hoy (ayer) da completamente la razón al Gobierno griego respecto a la no sostenibilidad de la deuda y a su insistencia de que todo acuerdo con los acreedores debe incluir su reestructuración”, aseguró Sakelaridis.

Más detalles

El portavoz del gobierno griego consideró que, a pesar de la insistencia del FMI en las políticas de austeridad, el informe constituye la “admisión del fracaso” de los programas de rescate por parte de uno de sus “promotores”.

Deja un comentario