El Tribunal Disciplinario del Partido Reformista Social Cristiano se reservó el fallo del juicio celebrado ayer sábado contra los dirigentes Modesto Guzmán y Alexandra Izquierdo, acusados de “falta grave” por haber violentado el estatuto de la organización. El fiscal del PRSC, Joan Fernández Osorio, pidió la expulsión de ambos dirigentes.

Los miembros del Tribunal Disciplinario anunciaron que el fallo será dado a conocer dentro de los próximos diez días.

El juicio, oral, público y contradictorio, se inició cerca de las 10:00  de la mañana  con la presencia de los dos imputados, quienes se hicieron acompañar por una docena abogados para que asumieran la defensa.

Ambos dirigentes están siendo enjuiciados por haber anunciado públicamente que apoyaban a otro partido y a sus respectivos candidatos con miras a las elecciones de 2016, en perjuicio del PRSC.

El juicio disciplinario se hizo por separado, aunque los abogados de ambos plantearon la inhibición del juez Tomás Belliard, quien fue sustituido por el abogado Polibio Rivas.

Acto seguido, el fiscal Joan Fernández Osorio presentó la acusación contra la directora general de PRO-INDUSTRIA y pidió su expulsión definitiva del partido por la falta disciplinaria cometida, específicamente por la violación del artículo 48 en sus literales e, g, k, m, o y p, que tienen que ver con el desconocimiento de la línea partidaria trazada por el Directorio Presidencial (DP), máximo órgano de dirección del PRSC y de la Asamblea Nacional Ordinaria de esa organización política.

Posteriormente se dio participación a sus abogados para que presentaran su defensa en el caso.

Alexandra Izquierdo personalmente se defendió alegando que no cometió tal traición y se definió como una reformista de larga data, pero le enrostraron que con ese pronunciamiento de apoyar a otra fuerza política le ha hecho daño al nuevo reformismo y a los candidatos oficiales de la organización.

Participaron como miembros del Consejo Disciplinario, los abogados Tomas Belliard, Polibio Rivas, Alexis Ventura, Ninoska Cossío y Pedro Blandino.

Deja un comentario