José Lois Malkum
José Lois Malkum

Escrito por: JOSÉ LOIS MALKUN  –   

Después de cuestionar por años la gestión de Leonel Fernández en muchos de mis artículos, debo felicitarlo a pocos días de concluir su mandato por sus logros personales en el quehacer político dominicano, que dejarán una profunda huella en el devenir histórico del país.

José Lois Malkum
José Lois Malkum

No es que hemos cambiado de opinión sobre nuestras críticas. De hecho, la grandeza de este hombre, que me obliga a este reconocimiento público, no radica en sus logros en educación, donde hizo todo lo posible para que el dominicano se hiciera más bruto e ignorante. O en la salud, donde deja a la mayoría de los hospitales en un deplorable estado de abandono.

De la seguridad social ni hablar, donde en ocho años no se pudo establecer ni la atención primaria, dejando al SENASA y al IDSS en la quiebra total.

¿La agricultura? Otro desastre, donde lo único que brilló fue el auto-abastecimiento en arroz. Sin embargo, hoy la mayoría de los productores están prácticamente en quiebra, comenzando con los mismos arroceros y siguiendo con la ganadería lechera, la porcicultura, la avicultura y productores de otros alimentos de consumo popular que están desapareciendo para abrirle más campo a las importaciones.

La industria no se queda atrás. Enfrentada a la pérdida de competitividad en estos 8 años, muchas han dejado de existir y otras tantas sobreviven gracias a su condición oligopólica, a la evasión fiscal o a los jugosos contratos otorgados grado a grado desde el Palacio. La zona franca es otro digno representante de la vocación destructiva de este gobierno, donde se perdieron 80 mil empleos.

Por el lado de la corrupción, Leonel nos colocó en el primer lugar del ranking mundial y no muy lejos está la delincuencia, que invade la vida de cada dominicano. También poseemos los más altos niveles de desempleo en América Latina después de Haití y estamos en cuarto lugar entre los más pobres.

Ni hablar del masivo lavado de dinero, del tráfico de influencia, del tráfico de personas, de los feminicidios, de las persecuciones políticas, del tráfico de drogas, de la compra de medios y periodistas, del despilfarro de los recursos públicos, de la violación sistemática de las leyes sobre compras y concursos, del desastre energético, de la carencia de agua potable y de las manifestaciones de abuso de poder y deterioro institucional.

Podemos seguir con los elevados déficits internos y externos, el brutal endeudamiento, la mezquina politización del Banco de Reservas, etc. etc.

En fin, nuestras felicitaciones a Leonel Fernández se sustentan en su tremenda habilidad para manejar a los medios de comunicación, neutralizando gran parte de los aspectos negativos de su gobierno.

Lo felicitamos por sus asombrosas estadísticas económicas, que han sacado de la pobreza a miles de dominicanos, aunque sigan pasando hambre.

También merece felicitaciones por manejar a su antojo a los más importante grupos empresariales del país, sin importar cómo lo hizo. Igualmente, por lograr el control de todos los poderes del Estado, algo que ni Balaguer alcanzó con tal grado de absolutismo.

Y hay que felicitarlo por ese gran final, ya que gracias a su intervención, logró que el candidato de su partido ganara la Presidencia.

Gracias a esas conquistas, Leonel Fernández cierra su gestión con broche de oro, aclamando que “hoy estamos mejor que antes”, mientras inaugura cientos de obras, donde algunas cuestan menos de lo que se gasta en promover su candidatura para el 2016.

Obviamente, los Índices de Desarrollo Humano de Naciones Unidas y los del Foro Económico Mundial dicen todo lo contrario y ellos no mienten por lo que “hoy estamos definitivamente peor que antes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here