El FBI investiga la seguridad del servidor privado de correo electrónico que Hillary Rodham Clinton utilizó cuando fue secretaria de Estado, informó The Washington Post.

El periódico también dijo que el FBI le preguntó al abogado de Clinton, David Kendall, sobre la seguridad de una memoria portátil que contiene copias de los emails de Clinton y que está en posesión de Kendall.

El reporte del Post cita a dos funcionarios gubernamentales anónimos, pero dijo que Kendall confirmó que el gobierno investiga la seguridad de los dispositivos.

Los mensajes están bajo escrutinio desde que The Associated Press reveló en marzo que utilizó un servidor privado y que fue rastreado hasta su hogar de Chappaqua, Nueva York, mientras era la principal diplomática de Estados Unidos. Investigadores en el Congreso y el gobierno han intentado determinar si envió o recibió información clasificada a través de un email inseguro.

El mes pasado, el inspector de la agencia de inteligencia alertó al Departamento de Justicia sobre información clasificada incluida de forma inadecuada en el email que pasó a través del servidor casero de Clinton. La referencia del Departamento de Justicia no tenía la intención de hacer una investigación criminal y no tenía a Clinton como blanco.

Los dos oficiales citados por el Post también dijeron que el FBI no tiene a Clinton bajo la mira.

Un portavoz de la campaña presidencial de Clinton publicó en Twitter que la historia del Post “no cambia nada… el inspector preguntó al Departamento de Justicia para confirmar que los emails fueran seguros”.

“La petición del inspector no fue criminal y no acusó a Clinton de actuar mal”, publicó en Twitter el vocero Brian Fallon. “FBI no la tiene bajo la mira”.

Un vocero del FBI contactado la noche del martes por The Associated Press se negó a comentar y Kendall no ha respondido a una petición para comentar al respecto.

Al vocero del Departamento de Estado, Mark Toner, le preguntaron la semana pasada si el departamento estaría “abierto” a que el FBI examinara la memoria portátil. “Nos hemos asegurado que los documentos en posesión de sus abogados estén en un equipo seguro, pero no opinaré sobre lo que el FBI debe o no debe hacer”, respondió Toner. AP

Deja un comentario