Palacio de Justicia Provincia Santo Domingo.

En una aguerrida audiencia entre más de 20 personas de dos familias, el Primer Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo condenó con la pena máxima de 30 años de prisión en la cárcel de La Victoria a un “sordomudo” acusado de asesinar de una estocada a un motoconchista.

Cuando los jueces Julio César Lara, Fernado Fernández e Indira Montás emitieron  la condena de 30 años, contra “El Mudo”, su padre  se paró  y le vociferó “prostituta” a la fiscal Luisa Ramírez indicándole que la acusación era mentira. Eso bastó para que ambas familias  que estaban fuera de la pequeña sala del Tribunal se enfrentaran a las trompadas y “jalones de cabellos”.

La intervención de los agentes policiales impidió que el incidente fuera mayor y que nadie resultara herido.

Por el incidente resultaron dos personas arrestadas.

Incidente como esto son comunes por la marginalidad del lugar, donde a diario cientos de personas que acuden a los juicios de algunos familiares, abarrotan las diferentes salas, lo que provoca un peligro para los jueces y fiscales.

Condena

Según la acusación de Luisa Ramírez, fiscal adjunta del Ministerio Público, el pasado 28 de julio de 2010 Alejandro de Jesús Encarnación “El Mudo”  le pagó una carrera en un motor  a Romero Rodríguez Beras para que lo llevara al balneario de Isabela, de Piedra Gorda en el municipio Pedro Brand, donde aprovechó para encestarle  un cuchillo en el cuello.

Sin embargo, el día siguiente, cuando se notaba la ausencia de  Rodríguez Beras,  “El Mudo” buscó a Porfirio Beras, padre de la víctima, y se dirigieron al destacamento policial para poner la querella. También,  días más adelante “El Mudo” también llevó al padre hacia un puente donde estaba la motocicleta del hoy occiso.

Pero la Policía inició las investigaciones y procedieron a arrestar a “El Mudo” como principal sospechoso del crimen. Y al momento de su detención se le ocuparon tres tarjetas de créditos pertenecientes a Rodríguez Beras.

El Ministerio Público tomó su decisión con los testimonios de varias personas, quienes vieron a “El Mudo” cuando se dirigía con la víctima en la motocicleta, además  de otro testigo que dijo que el acusado le había confesado el crimen.

Para el interrogatorio, las autoridades buscaron un familiar del “Mudo” para que le sirviera de intérprete, debido a la incapacidad de éste para hablar.

Cortesía de El Caribe.

Dejar respuesta