SANTO DOMINGO.- La familia Abinader Corona, a la que pertenece el candidato presidencial opositor Luis Abinader, denunció hoy que luego de 16 años de labor en estricto apego a las leyes nacionales y a las normas jurídicas de lícito comercio, el gobierno desaprobó la concesión minera Hatillo, de la empresa Cementos Santo Domingo, en la que esa familia es accionista junto a inversionistas españoles

La desaprobación del gobierno del presidente Danilo Medina, candidato a la reelección, fue anunciada en fecha  13 de noviembre de este año, a través del Ministerio de Energía y Minas.

Tras entregar a la prensa un expediente con la relación de los permisos y certificaciones que han amparado las operaciones de Cementos Santo Domingo, el licenciado José Abinader Corona, presidente de la empresa y hermano del candidato presidencial, afirmó que “Hoy, el gobierno atenta contra esta empresa, en un acto de abuso de poder, evidentemente motivado en que uno de los miembros de nuestra familia, Luis Abinader Corona, es el candidato presidencial del cambio, compitiendo con el presidente Danilo Medina, aspirante a la reelección”.

Y agregó que “Esta acción no es simplemente un ataque contra un candidato presidencial y su familia; se trata de un abuso de poder, por cuanto esa disposición vulnera el estado de derecho, la seguridad jurídica y el principio de libertad de empresa que amparan las operaciones de Cementos Santo Domingo”.

A continuación transcribimos el texto completo del documento leído a la prensa esta mañana en el hotel El Embajador por el licenciado Abinader Corona, quien estuvo acompañado por su hermana Rita Abinader Corona y el esposo de ella, Michel Lulo:

El país nos conoce como gente de trabajo honesto, con una amplia trayectoria al servicio del pueblo dominicano.

Hoy nos vemos en la necesidad de llamar la atención de la opinión pública nacional e internacional, para denunciar un abuso de poder del ministerio de Energías y Minas en contra de nuestra familia.

Durante 16 años, la empresa Cementos Santo Domingo, de la que nuestra familia es accionista junto a inversionistas españoles, produce y comercializa cemento y hormigón para el mercado nacional e internacional.

El funcionamiento de Cementos Santo Domingo ha cumplido con todos los requerimientos de orden legal necesarios para la producción y comercialización de sus productos. Como puede observase detalladamente en el expediente que estamos entregando a la prensa,  con una relación de todos los permisos y certificaciones que legitiman la responsabilidad fiscal, social, legal y ambiental de las operaciones de la empresa.

Entre personal fijo directo y beneficiarios indirectos, centenares de familias se sustentan de las operaciones de Cementos Santo Domingo, convirtiéndose en un factor de activación de la economía en Azua, una de las provincias de mayor presencia en el mapa de pobreza del país.

Cementos Santo Domingo ha pagado impuestos al Estado por más de RD$ 1,237 millones de pesos. Incluso, al cierre del año 2014, nuestra empresa presenta un saldo a favor por impuestos de más de 10 millones de pesos.

Sin embargo, luego de esos 16 años de labor en estricto apego a las leyes nacionales y a las normas jurídicas de lícito comercio, en fecha  13 de noviembre de este año, a través del Ministerio de Energía y Minas, el gobierno  desaprueba la concesión de explotación minera Hatillo, de Cementos Santo Domingo.

Hoy, el gobierno atenta contra esta empresa, en un acto de abuso de poder, evidentemente motivado en que uno de los miembros de nuestra familia, Luis Abinader Corona, es el candidato presidencial del cambio, compitiendo con el presidente Danilo Medina, aspirante a la reelección.

Esta acción no es simplemente un ataque contra un candidato presidencial y su familia; se trata de un abuso de poder, por cuanto esa disposición vulnera el estado de derecho, la seguridad jurídica y el principio de libertad de empresa que amparan las operaciones de Cementos Santo Domingo.

Es un abuso de poder contra quienes de manera honesta y confiada en el presente y el futuro de nuestro país, creamos empleos, pagamos impuestos y generamos inversiones.

Deja un comentario