SANTO DOMINGO.- El doctor José Rafael Abinader, sus abogados y el director de campaña del candidato presidencial Luis Abinader presentaron pruebas documentales de que el cerrado hotel Sol de Plata no tiene pendiente pagos por concepto de prestaciones laborales, y atribuyeron alegados reclamos en ese sentido a una orquestación de la campaña negativa recomendada por el asesor brasileño Joao Santana,  al candidato-presidente Danilo Medina.

Los abogados Máximo Bergés, Antoliano Peralta, Luis Soto, y Andrés Astacio, en compañía de Roberto Fulcar presentaron y distribuyeron a los periodistas la Certificación núm. 465-16-00006, de fecha 22 de de este mes, expedida por Ynocencia Esmeralda Hurtado Vásquez, secretaria del Juzgado de Trabajo del Distrito Judicial de Puerto Plata la cual certifica “Que en los archivos a mi cargo, en el período comprendido desde el año 2009 hasta la fecha de emitir la presente certificación no existe demanda laboral alguna pendiente en contra de la entidad comercial Sol de Plata y el señor Luis Abinader”.

Los abogados mostraron también a los periodistas copias de la documentación que certifica la liquidación del personal que operó en Sol de Plata, cerrado en el año 2009 debido al colapso sufrido por el polo turístico de Puerto Plata.

El doctor Rafael Abinader y los abogados consideraron que los alegados reclamos laborales fueron organizados por la campaña negativa del presidente Medina y mostraron videos en los que personas llevadas a la protesta “a ser efectuada frente al local del PRM en Puerto Plasta”, subrayó Fulcar, “admiten que acudieron a la protesta por el pago de 500 pesos para cada uno, reconociendo algunos que no trabajaron en Sol de Plata.

Los abogados dijeron no descartar sometimientos judiciales a quienes organizaron los falsos reclamos, cuyos nombres y otros detalles están siendo investigados minuciosamente

Fulcar señaló que Joao Santana es un asesor político especializado en campañas negativas, en el daño de imagen y en trastorno de la percepción pública, mediante la promoción de la mentira como verdad y de la verdad como mentira, y especialmente a través de la propaganda, la rumorología y los golpes bajos. Esa tendencia se considera el método más bajo de la lucha política.

“El señor Santana es asesor del presidente-candidato Danilo Medina, quien ha dicho que a él agradece su elección en el 2012 como presidente de la República. El año pasado, como denunciamos ante la opinión pública, ante el declive en la popularidad de su asesorado y el crecimiento de la popularidad de Luis Abinader, recomendó una cadena de golpes bajos contra el candidato de la oposición, que no han logrado realizar con éxito porque no han encontrado de dónde agarrarse”, precisó el director general de la campaña opositora.

Agregó que cumpliendo ese guión de su asesor Joao Santana, la campaña oficialista ha recurrido irresponsablemente a la bajeza de inventarse unos supuestos requirentes de prestaciones laborales a una empresa a la que está vinculada la familia Abinader, pagando dinero a humildes personas para aparecer ante cámaras de televisión. Así actúa ese grupo contra una familia como la Abinader cuya principal característica ha sido la generación de empleos y la lucha por la democracia de la república Dominicana.

Los documentos y el video anexos son pruebas contundentes de que se trata de una burda mentira, como parte del guión que les dejó el asesor, quien no es verdad que haya renunciado a sus funciones, sino que acordó con el presidente candidato dirigirlas desde la distancia y con el apoyo de un equipo que ha dejado en la República Dominicana para seguir asesorando la campaña de Medina.

¿Por qué hace esto el gobierno, por qué se presta a un práctica tan antidemocrática el grupo reeleccionista?, se preguntó Fulcar, para responderse: “Porque no encuentran la forma para torcer la decisión de cambio de un pueblo cansado de corrupción, impunidad, derroche, indolencia oficial y abuso por parte del grupo en el poder.

“Porque no pueden detener el ascenso de Luis Abinader en la intención de voto del pueblo dominicano, ni la caída sistemática de la popularidad de Danilo Medina en la medida en que el pueblo va descubriendo que lo han engañado, que le han mentido, a través de un derroche de publicidad y propaganda que le ha costado al país RD$10, 000,000.00 (diez millones de pesos) de pesos cada día, sólo en el mes de enero pasado”, puntualizó.

Fulcar concluye que en lugar de inventarse más mentiras, el presidente de la República debe explicarle a la Nación qué hay envuelto en su relación con su asesor, reclamado por los tribunales de Brazil bajo fuerte acusación de corrupción, y cuánta validez le asigna a un personaje con esa conducta.

Deja un comentario