El Eurogrupo analizará mañana en teleconferencia si se cumplen los requisitos pactados con Grecia el lunes para empezar a negociar un tercer rescate, así como la propuesta de la Comisión Europea (CE) de conceder un crédito puente de 7.000 millones de euros al país para sus pagos más inmediatos.

Atenas se comprometió con los líderes del euro el lunes a someter a voto, como muy tarde hoy, en el Parlamento heleno una serie de medidas prioritarias que incluyen, entre otras, racionalizar el IVA, mejorar la sostenibilidad de las pensiones y garantizar la independencia de la oficina nacional de estadística.

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro (Eurogrupo) estudiarán el resultado de esa votación parlamentaria, que puede producirse hasta esta media noche, y decidirán si se ajusta al compromiso contraído por Atenas y, por tanto, se dan las condiciones para comenzar a negociar el tercer programa de asistencia financiera a Grecia.

En paralelo, los 19 países del euro evaluarán la propuesta presentada por la CE para la concesión inmediata a Grecia de un crédito puente de 7.000 millones de euros para un plazo máximo de tres meses, procedentes del Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (MEEF), un fondo que se nutre del presupuesto comunitario y que ya se utilizó en los rescates de Portugal y Grecia.

Fuentes del Eurogrupo confirmaron a Efe que ambas cuestiones serán abordadas mañana, jueves, en la teleconferencia.

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, indicó el lunes que esta cita tendría lugar hoy o mañana, en función de cuándo se produzca el voto en el Parlamento heleno, y adelantó que habrá otra teleconferencia a finales de semana para dar el mandato formal a las instituciones para empezar a negociar el rescate.

Este tercer programa de ayuda podría llegar hasta los 86.000 millones de euros para los próximos tres años, de los que una parte constituirá un préstamo a cargo del Mecanismo Europeo de Estabilidad o fondo permanente (MEDE) y otra del FMI, y su negociación llevará como mínimo cuatro semanas.

El vicepresidente para el Euro, Valdis Dombrovskis, explicó hoy en rueda de prensa que la Comisión, después de estudiar las distintas opciones que había sobre la mesa para conceder ayuda urgente a Grecia mientras se acuerdan los términos del tercer rescate, ha concluido que la opción más apropiada sería recurrir al MEEF.

Reino Unido, Dinamarca, Suecia y otros países de fuera del euro rechazan en principio esta opción porque supone implicar en el rescate a Grecia a socios que no comparten la moneda única, pero está por ver si mantienen esa oposición inicial una vez que la medida se vote en el Consejo de la UE, donde necesita hacerse con una mayoría cualificada para salir adelante.

Dombrovskis dijo en relación a la reticencia de estos Estados miembros que se tendrán en cuenta sus preocupaciones, mientras que la nueva presidencia de turno de la UE, que este semestre recae en Luxemburgo, aseguró que si se opta por esa opción se asegurarán de que se implementa en línea con los tratados comunitarios.

Grecia tiene que pagar el próximo 20 de julio 3.500 millones de euros al Banco Central Europeo (BCE), después de no devolver 1.500 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI) el pasado 30 de junio.

El EFSM es un mecanismo -distinto del fondo de rescate permanente (MEDE) y del temporal (FEEF)- y gracias al cual la Comisión aún puede acceder a unos 11.000 millones de euros del presupuesto comunitario, de los 60.000 millones que este instrumento tenía en su origen.

Deja un comentario