La Primera Dama Cándida Montilla de Medina compartió emotivos momentos, risas y alegrías con niños residentes en la ribera del río Ozama, a quienes llevó 1,500 mochilas y golosinas, en la continuación de los operativos por el año escolar 2015-2016.

Jornada de desparasitación
Montilla de Medina también dio inicio a una jornada de desparasitación y entrega de multivitamínicos, realizada por el programa Cuenta Conmigo que coordina Lissy Campos, del Despacho de la Primera Dama.

Los operativos fueron realizados con la cooperación de la Embajada de la República China de Taiwán en el país, la empresa telefónica Claro y la Asociación de Industrias Farmacéuticas Dominicanas (INFADOMI).

“Nunca nos ha abandonado”
El padre Manuel Ruíz, coordinador del proyecto “Vida sobre el Río Ozama”, donde se llevaron a cabo las actividades, agradeció las gestiones, el apoyo y los esfuerzos permanentes de la Primera Dama Montilla de Medina para impulsar políticas públicas a favor de los residentes en la zona.

“Gracias Doña Candy. Una vez más la tenemos en casa, esta es su familia, aquí vino usted por primera vez, cuando solo había basura, pero la voluntad de Dios ha hecho posible esta realidad y usted nunca nos ha abandonado. Esta es su casa”, dijo emocionado el padre Ruíz.

El Proyecto “Vida Sobre el Río Ozama” es una iniciativa que busca contribuir a la transformación social y económica de las comunidades que circundan la ribera del Río Ozama.

La Primera Dama de la República estuvo acompañada, además, por el reverendo Gerardo Ramírez (padre Jerry), enlace entre el Poder Ejecutivo y la Iglesia Católica y el embajador de la República China de Taiwán, Tomás Ping Fu Hou.

Asimismo por los representantes de la telefónica Claro y de la Asociación de Industrias Farmacéuticas Dominicanas (INFADOMI), Gerty Valerio y Jaime Aristy Escuder, respectivamente.

Además de las mochilas con útiles escolares y la desparasitación, los niños y niñas de la ribera del río Ozama, disfrutaron las ocurrencias de payasos y payasitas, pinta-caritas, con los cuales bailaron y cantaron hasta contagiar a todos los presentes.

Deja un comentario