JICOMÉ, Valverde. Durante cuatro décadas los estudiantes de esta comunidad cursaron el bachillerato en horario nocturno. Ahora la alegría y la emoción se reflejan en cada rostro de los jóvenes porque estudiarán de día.

Con la inauguración que hará hoy el presidente Danilo Medina del Liceo Enriquillo, los estudiantes que iban a la escuela César Nicolás Penson tendrán sosiego. Y sus familias también, porque ya no se expondrán al peligro que corrían al salir en horas de la noche del centro educativo.

En Jicomé la población estudiantil que asistía a tanda nocturna es amplia, ya que reciben a los estudiantes de Jicomé Arriba y Jicomé Abajo, muchos de los cuales se ven en la necesidad de transportarse en motores.

Diómedes está “contentísimo”
Diómedes Morel está “contentísimo” con el nuevo liceo. Padre de tres hijos, califica el cambio “como del cielo a la tierra”, al significar que además ahora rendirán más sus recursos económicos porque sus hijos estudiarán en el nuevo modelo de Jornada Escolar Extendida.

“Es menos gasto para la casa y hay más seguridad para los estudiantes. Cuando estaban de noche uno siempre tenía preocupación, ahora estarán más seguros, con más supervisión y estarán temprano en la casa”.

Sin interrupciones
Además, aprovecharán mejor el tiempo, porque tendrán más horas de clase. Las suspensiones de docencia por interrupciones eléctricas serán cosa del pasado y allí tendrán asegurados el desayuno, el almuerzo y la merienda.

La estudiante Yulenny Cruz, quien cursará el cuarto de bachillerato, estuvo tres años estudiando de noche. Refleja su felicidad en el rostro al saber que ahora tendrá las noches libres, mientras asiste al liceo de ocho a cuatro de la tarde.

“Nosotros teníamos que estudiar de noche, corríamos mucho peligro. Algunas veces cuando salíamos de clases no había luz, ahora estudiaremos de día y tendremos más tiempo para las materias”.

Tranquilidad y ahorro económico
Francisca Morrobeles, maestra, tiene dos hijos que estudiarán en Jornada Escolar Extendida, lo que representa tranquilidad y ahorro económico para su familia.

“Es mucho el cambio. Es la primera vez que mis hijos estudiarán de ocho a cuatro de la tarde. Ahora puedo trabajar tranquilamente, sin preocuparme por la comida, además tendré menos gastos en la casa”.

También su mamá se beneficia, ya que era quien cuidaba a sus hijos.“Ahora, si ella tiene que salir a realizar una diligencia puede hacerlo porque los niños estarán en la escuela”.

Avance para la comunidad
“Este liceo es un avance para esta comunidad, porque muchas de las madres trabajan en la fábrica de tabaco y se tienen que ir bien temprano y dejar a sus hijos solos, pero ya tendrán menos preocupación”, asegura Francisca.

Para Santa Molina, otra profesora de Jicomé, la apertura del liceo representa un gran alivio, ya que sus hijos que cursan el primero y tercer grados de media, dejarán de recibir clases de noche y de pagar por el cuidado de sus hijos.

No tengo que salir corriendo a cocinar
“Esa situación me estaba afectando, tanto mental como económicamente. Cuando yo salía de dar clases en la escuela tenía que salir corriendo para la casa a cocinar, pero ya todo eso quedó resuelto’’.

“Aquí teníamos un solo plantel, acogíamos a los estudiantes en las tres tandas, ahora estudiarán más desahogados, con más espacio y los del nivel medio ya pueden ir en la mañana a la escuela y descansar en la noche”.

Deja un comentario