Jóvenes del sector de Cristo Rey y quienes se consideran como hijos del padre Rogelio Cruz, por la protección que este les ha brindado, junto a representantes de organizaciones comunitarias del barrio y el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, conformaron un grupo de apoyo a favor del religioso ante lo que denominaron  una “campaña de descredito moral” que hay en su contra.

Manuel María Mercedes, presidente de la Comisión de Derechos Humanos, atribuyó las acusaciones en contra del padre Rogelio, de que tiene un hijo biológico, a las denuncias que éste ha estado haciendo contra las mineras que pretenden explotar los recursos naturales.

Acusó a la Orden Salesiana de estar al servicio de las empresas mineras y que presuntamente por eso tienen una “persecución contra Rogelio”.

Ramón Torres, uno de los jóvenes favorecidos con los proyectos desarrollados en Cristo Rey por Rogelio Cruz, acusó al inspector de los salesianos, Francisco Batista (Pancho) de no tener moral para atacar al religioso, debido a que éste supuestamente “embarazó a una joven y le pagó el aborto”.

Torres dijo que el hecho ha estado oculto por las supuestas dádivas que Batista le da a la familia de la joven y aseguró que hay más víctimas que no lo denuncian por temor a represalias.

Informaron que hay un equipo de más de cien abogados que darán apoyo al padre Rogelio y que en los próximos días aportarán las evidencias del presunto intento de la desaparición moral y física del  religioso.

Dejar respuesta