MADRID.– Iker Casillas no tuvo palabras de reproche o rencor en su emotiva despedida tras 25 años en el real Madrid el domingo, sino que prometió “no decepcionar a sus seguidores” en el Porto, su nuevo club.

Un lloroso Casillas leyó con voz entrecortada un comunicado en conferencia de prensa un día después de que el Madrid anunciara que el arquero y excapitán firmó con el club portugués.

“Luego de 25 años defendiendo los colores del mejor equipo del mundo ha llegado el difícil día de decir adiós a la institución que me ha dado tanto”, dijo Casillas en la que podría ser su última aparición en el estadio Santiago Bernabéu.

Cerca de un centenar de aficionados, algunos vestidos con camisetas con el número de Casillas, desafiaron al calor de 37 grados (98,6 Fahrenheit) en las afueras del estadio con la esperanza de ver pasar a su ídolo.

Deja un comentario