Berlín,  (EFE).- Las actrices Emma Thompson y Julianne Moore dieron hoy el toque de distinción, inteligencia y sensualidad en la Berlinale, la primera al frente de un film -“Alone nazi”- donde interpreta a una alemana durante el nazismo y la segunda en una comedia romántica con algo de intriga.

“De vez en cuando está bien salirse del papel de exquisita dama inglesa”, afirmó Thompson, cuya película está incluida entre las 18 a competición del festival y donde aparece como una madre avejentada por el dolor tras perder a su hijo en combate.

El filme, dirigido por el suizo Vincent Perez, brindó a la actriz la oportunidad de regresar tras años de ausencia al festival que en 1996 dio el Oso de Oro a su “Sentido y sensibilidad” (“Sense and Sensibility”), dirigida por Ang Lee, y donde en 2001 compitió de nuevo con “Wit” (“Amar la vida”) de Mike Nichols.

En “Alone in Berlin”, basada en un libro del escritor suizo Hans Fallada y rodada en inglés, representa a la esposa de un nazi convencido de que deja de serlo tras la pérdida del hijo para iniciar su propia resistencia contra el nazismo.

Thompson y su esposo en la película, Brendan Gleeson, dan solidez a un filme que no acaba de funcionar -en la conferencia de prensa se reprochó repetidamente a Perez haber optado por rodar en inglés una película de temática tan alemana como ésta-.

Por encima de la acogida brindada a su película, el retorno de la actriz era uno de los platos fuertes de la 66 edición de la Berlinale y generó el mayor despliegue mediático desde la inauguración del festival, con el filme “Hail, Caesar!” (“¡Ave, César!”, con George Clooney.

 Emma Thompson y Julianne Moore, dos toques de distinción en la Berlinale

Moore acudió con la película “Maggie’s Plan”, exhibida fuera de competición en la sección Panorama y dirigida por Rebecca Miller, hija del dramaturgo Arthur Miller y esposa del actor Daniel Day Lewis.

Una sola palabra -“sexy”- utilizó Moore para calificar a su compañero de reparto en esa película, Ethan Hawke, ausente en la presentación, para añadir que cuanto más le conoce más le gusta trabajar con él.

Sexy apareció asimismo ella, con 55 años -uno menos que Thompson- aportando a la presentación del filme el ingrediente de atractivo mediático necesario para atraer la atención de la atareada prensa en un festival donde se proyectan un total de 438 películas, incluidas las 18 seleccionadas a competición.

Al film de Miller le vio la crítica internacional presente aires de intriga a lo Alfred Hitchcok, lo que la directora por supuesto agradeció, aunque no se la vio muy convencida de que se le aplicara el término thriller; “debe serlo, en el sentido de que abre ventanas a la intriga, a que cada personaje tiene su misterio”, concedió.

La protagonista principal, Greta Gerwig, interpreta el papel de una mujer sobre los 30 años que quiere ser madre sin someterse a las ligaduras de una relación de pareja, idea que se le viene abajo cuando conoce al matrimonio formado por Moore y Hawke. EFE

 

Deja un comentario