El Embajador Jose Manuel Castillo Betances, expuso a sus homólogos de los países de Centroamérica, Suramérica, España, Francia, Canadá, Japón y Corea del Sur acreditados en este país centroamericano, que República Dominicana es una tierra libre de apatridia.

Agregó que en su tierra no hay, ni habrá deportaciones de personas nacidas en el país hijas de haitianos, ni de ningún otro extranjero, ya que el objetivo fundamental del Plan de Regularización de Extranjeros garantiza el derecho a la identidad y el debido estatus migratorio a las personas nacidas allí de padres extranjeros que carecen de documentación, así como a la población migrante en situación irregular.

Explicó que, en principio se planteó como objetivo regularizar a unas 200 mil personas, (cifra que ponderaban las ONGs especialistas en el tema) y, al cierre, el gobierno dominicano pudo desarrollar un plan que ha beneficiado a 364 mil 965 personas de 102 nacionalidades, la inmensa mayoría procedentes de Haití, la comunidad migrante más amplia que reside y labora en República Dominicana’, superando con creces las expectativas propias,  y las de las ONGs.

Castillo Betances citó el planteamiento del Presidente Danilo Medina en el marco de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de Integración Económica de Centroamérica, (SICA), en Guatemala, al indicar que, “Pocos  países pueden exhibir resultados similares en materia de inmigración, en tan poco tiempo, además de que, en el  país ni hay, ni habrá deportaciones indiscriminadas o colectivas”’.

 Puntualizó, que tomando en cuenta el espíritu humanitario del plan referido, se produjo una prórroga que extendió su periodo de 12 a 18 meses, al tiempo de ser  publicitado  ampliamente a nivel nacional y se puso en ejecución en 28 centros de atención cubriendo casi la totalidad del territorio dominicano, para que los extranjeros sin documentos, y con arraigo social demostrable, pudieran optar por la oficialización de su estatus legal en el país.

Consideró que por la forma y los resultados el plan ha marcando un hito en la región y el  mundo, en materia de política migratoria en beneficio de los inmigrantes de distintas nacionalidades. ‘’El Plan Nacional de Regularización de Inmigrantes, vigente en la sociedad dominicana merece el reconocimiento de la comunidad internacional y, debe ser emulado por aquellas naciones que confronten problemas migratorios.

Señaló que, como una muestra de buena fe en la implementación de su política migratoria, RD tuvo la cortesía de dejarse acompañar de  instituciones y organismos con experiencia y el conocimiento necesario en la materia, citando a la Organización Internacional para las Migraciones, (OIM), el Alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, (ACNUR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF), la Unión Europea, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, (PNUD) y la Mesa Nacional para las Migraciones, entre otras.

Refirió que, en enero de 2014 unas 30 organizaciones de Haití y RD, reunidas en Puerto Príncipe, en su declaración final avalaron el Plan de Regularización por considerarlo de importancia para la definición del estatus migratorio de todos los inmigrantes, lo que contradice las voces sombrías que, de mala fe han criticado tan transparente proceso de regularización migratoria que ha aportado beneficios tangibles a los inmigrantes en RD.

El embajador Castillo Betances, ponderó por igual, que el Plan fue concebido y aplicado a partir de la más amplia visión de respeto a los derechos humanos y que, como bien planteó el Presidente Danilo Medina, en la recién pasada Cumbre de  SICA, “ni, antes, ni durante, ni después de concluido el proceso, en la sociedad democrática dominicana, no ha habido, ni habrá deportaciones masivas”.

Ponderó que conseguir registrar ciento de miles de indocumentados e indocumentadas, precisando su estatus migratorio y sus respectivas nacionalidades, sin cobrarle un centavo, con el sacrificio de una inversión de 50 millones de dólares, demuestra la enorme voluntad de respeto a los derechos humanos que norma al gobierno de la República Dominicana, encabezado por el Presidente Danilo Medina.

“Contrario a quienes en base a vulgares mentiras pretenden empañar la imagen del pueblo dominicano, el nuevo modelo de regularización de inmigrantes, ha venido a demostrar con hechos contundentes, que como dijo nuestro mandatario durante la Cumbre del SICA,  en territorio dominicano, no ha habido, ni hay, ni habrá un caso de apátrida”, sostuvo el Embajador José Manuel Castillo Betances.

Finalmente, el diplomático dominicano destacó que, “El triunfo de este extraordinario Plan de Regularización de Extranjeros se expresa en el hecho de haber superado sus expectativas cumpliendo con dos principios fundamentales: el estricto respeto a las leyes dominicanas y a los derechos humanos de los afectados. En principio, como indicamos anteriormente, las propias ONGS especialistas en el tema migratorio hablaban de unas 200 mil personas afectadas por la ley 168-13, y, al cierre, el plan terminó beneficiando a 364 mil 965 personas; por lo que, la comunidad internacional debe reconocer a la  República Dominicana por sus loables esfuerzos, país que pese a  sus limitaciones económicas pudo desarrollar exitosamente un plan tan ambicioso,  con resultados tangibles en beneficio de los inmigrantes de más de 100 naciones, especialmente de la hermana República de Haití.

Deja un comentario