En una ofensiva diplomática coordinada por el canciller Andrés Navarro, la Embajada de la República Dominicana, en El  Salvador, inició un  proceso de contacto personal con el cuerpo diplomático acreditado en esta país centroamericano, a fin de explicar a los embajadores y a los organismos internacionales, lo que ha sido  Plan Nacional de Regularización, mediante el cual fueron documentadas 364 mil 960 personas.

Al ofrecer detalles, a sus homólogos del Sistema de Integración Centroamericano, al Embajador de Alemania,  Heinrich Haupt y a la Secretaria General del SICA,  doctora Victoria Marina Aviléz, el Embajador, Domiciano  José Manuel Castillo Betances,  dirigente del Partido de a Liberación Dominicana,  explicó que las personas registradas  son en  su mayoría procedentes de la República de Haití,  que es la comunidad de inmigrantes más amplia que reside y labora en territorio dominicano.

Dijo que el proceso de registración duró 18 meses y que contó con el acompañamiento de  instituciones y organismos con experiencia y el conocimiento necesario en la materia, citando a la Organización Internacional para las Migraciones, (OIM), el Alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, (ACNUR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF), la Unión Europea, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, (PNUD) y la Mesa Nacional para las Migraciones, entre otras.

Indicó que en enero de 2014 unas 30 organizaciones de Haití y RD, reunidas en Puerto Príncipe, en su declaración final avalaron el Plan de Regularización por considerarlo de importancia para la definición del estatus migratorio de todos los inmigrantes.Informó que las expectativas del gobierno dominicano, de los organismos internacionales y particularmente de las ONGS, de documentar a 200 mil extranjeros, fueron superadas con creces, debido a que, al concluir el proceso, se logró inscribir los 364 mil 960 personas.

El Embajador de la República Dominicana, resaltó que el Plan de Regularización de Extranjeros en su país, fue hecho con recursos propios, invirtiéndose por encima de los 50 millones de dólares, por lo cual, los inmigrantes indocumentados, no tuvieron que pagar ni un solo centavo.

Indicó por igual, que el Plan fue concebido y aplicado a partir de la más amplia visión de respeto a los derechos humanos y que, como bien dijo el Presidente Danilo Medina, ni, antes, ni durante, ni después de concluido el proceso, en la sociedad democrática dominicana, no ha habido, ni habrá deportaciones masivas.

“El triunfo de este extraordinario Plan de Regularización de Extranjeros se expresa en el hecho de haber superado sus expectativas cumpliendo con dos principios fundamentales: el estricto respeto a las leyes dominicanas y a los derechos humanos de los afectados.

Deja un comentario