CIUDAD DEL VATICANO. El Vaticano dijo hoy que todavía se desconoce si el Sínodo de obispos sobre la familia concluirá dentro de dos semanas con un documento y que será el papa quien podrá indicar si lo habrá.

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, reconoció que no se tiene “la certeza de cómo serán la conclusión, esto es, si habrá un documento final” al término del Sínodo, que comenzó el pasado 4 de octubre y terminará el día 25.

“Veremos si el papa dará indicaciones precisas”, agregó Lombardi en la conferencia de prensa en la que hoy se dieron detalles de los últimos trabajos del Sínodo.

El portavoz explicó que en las discusiones de los llamados 270 “padres sinodales” que participan en esta asamblea ya se ha comenzado a abordar la tercera parte del “Instrumentum Laboris”, el documento de base de los trabajos.

Esto supone un adelanto respecto al plan previsto, según el cual la discusión sobre esa tercera parte -la más amplia del documento y donde se mencionan algunos de los asuntos que han causado más controversia- iba a comenzar la próxima semana.

El Sínodo de los obispos es un órgano consultivo, aunque el papa puede otorgarle potestad deliberativa, y el resultado del trabajo se plasma en las denominadas actas del Sínodo, que se presentan al papa para su consideración.

Hasta la fecha, después de cada una de las Asambleas del Sínodo, el papa ha promulgado una exhortación postsinodal que recoge las indicaciones que el pontífice considera convenientes.

El Sínodo extraordinario sobre la familia celebrado hace un año terminó con un documento final que en su conjunto recibió el apoyo de los padres sinodales, pero la publicación de las votaciones, decidida por el papa, permitió comprobar que algunos puntos -referidos a divorciados y a homosexuales- suscitaron una amplia oposición.

Lombardi precisó hoy que desde la tarde del viernes hasta la mañana de hoy se registraron 75 nuevas intervenciones en el Sínodo, detalló que la mayoría fueron de padres sinodales europeos y dijo que las lenguas más utilizadas fueron, por este orden: italiano, inglés, francés y español.

Entre las intervenciones -resumidas hoy en inglés, francés y español ante la prensa según las lenguas en que fueron expresadas- se mencionó una de un miembro del Sínodo a quien no se identificó, como es costumbre en estas exposiciones a los medios, y que abogó por la celebración de reuniones presinodales.

Se trataría de que a los Sínodos, que podrían durar entre dos y tres años según esa propuesta, les precedieran reuniones previas por continentes para preparar el debate de la asamblea de los obispos.

Durante la primera semana se supo que el papa Francisco hizo un llamamiento a los participantes en el Sínodo a que eviten pensar en que existen “complots” o “manipulaciones” y el portavoz vaticano explicó que el pontífice quiso así que los participantes sepan “que el proceso sinodal se celebra en plena libertad y expresión sincera de las propias opiniones”.

Entre los asuntos que aborda el Sínodo, que lleva el lema “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”, están el tratamiento que se deba dar en la Iglesia católica a los divorciados vueltos a casar y cómo comportarse ante las personas homosexuales. EFE

Deja un comentario