NAIROBI.- El presidente de EEUU, Barack Obama, rindió hoy homenaje a las víctimas del atentado de Al Qaeda contra la embajada estadounidense en Nairobi en 1998, que se cobró la vida de 213 personas en el peor ataque terrorista de la historia de Kenia.

Durante su visita, la primera de un presidente estadounidense en activo al país, Obama colocó una ofrenda floral de lirios blancos y una cinta azul y roja frente al monumento que recuerda a las víctimas, erigido en un céntrico parque de la capital keniana.

Grupos de personas saludaron a la caravana de Obama -siempre a distancia y tras barreras policiales- a su paso por las calles vacías de Nairobi de camino al Memorial Park.

Centenares de ciudadanos se congregaron en las inmediaciones del parque desde horas antes a la llegada del presidente, que a primera hora de la mañana había inaugurado la Cumbre Global de Emprendedores.

En el Memorial Park, los nombres de las víctimas están inscritos en una pared de ladrillo en el centro de un pequeña plaza, donde se instalaron algunas sillas para los pocos asistentes al acto, entre ellos algunos supervivientes.

Tras colocar la corona de flores, Obama dio un paso atrás, bajó la cabeza por un momento, “suspiró profundamente” y volvió a levantar la mirada para estudiar los nombres en la pared, según fuentes de la Casa Blanca.

El 7 de agosto de 1998 dos coches bomba estallaron de forma sincronizada frente a las embajadas estadounidenses en Nairobi y Dar es Salam (Tanzania).

El atentado, atribuido a Al Qaeda, causó 213 víctimas mortales en la capital keniana y doce en la tanzana, con una suma de más de 4.000 heridos.

El viaje de Obama a Kenia, que ya visitó en otras dos ocasiones, en su adolescencia y cuando era senador, es el cuarto que realiza como presidente a África.

En esta ocasión, también viajará mañana a Etiopía, lo que le convertirá en el presidente estadounidense que más ha visitado este continente durante su mandato. EFE

Deja un comentario