El presidente de EE.UU., Barack Obama, ordenó hoy ondear a media asta las banderas estadounidenses por cuatro días en los edificios públicos o militares del país, como luto por los cuatro soldados muertos en un tiroteo el pasado jueves y dijo que aún “no se conocen todos los detalles” del suceso.

La orden de Obama llega cinco días después del tiroteo contra dos instalaciones militares en Chattanooga (Tennessee, EE.UU.), y se produce después de algunas críticas al mandatario por parte de veteranos del Ejército y figuras conservadoras por no haber tomado esa medida tras la matanza del jueves.

Obama se refirió al tiroteo durante un discurso ante una convención de veteranos de guerra, donde afirmó que todavía no se conocen “todos los detalles detrás del ataque”.

“Pero sí sabemos que Al Qaeda y el EI (Estado Islámico) han alentado a perpetrar ataques en suelo estadounidense, incluido contra nuestros militares. Y esta amenaza de ‘lobos solitarios’ y pequeñas células (terroristas) es difícil de detectar y prevenir”, indicó el presidente en su discurso en Pittsburgh (Pensilvania).

Obama destacó que tras el ataque, la comunidad de Chattanooga “se unió con un mensaje inequívoco: no nos rendiremos al miedo, no pueden dividir a los estadounidenses, nunca podrán cambiar nuestro modo de vida ni los valores de libertad y diversidad que nos convierten en estadounidenses”.

Igualmente, Obama ordenó que la bandera ondee a media asta “en la Casa Blanca y en todos los edificios y terrenos públicos del país, en los puestos militares y estaciones navales y en todos los buques navales del Gobierno federal” en todo EE.UU. y sus territorios, las embajadas y bases militares en todo el mundo hasta el próximo 25 de julio.

Unas horas antes, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, ordenó que se bajara la bandera del Capitolio federal hasta media asta, también en honor a las víctimas del tiroteo en Chattanooga.

Después del tiroteo el jueves, varios políticos conservadores criticaron a Obama por no ordenar esa señal de luto en los edificios federales, que sí tomó después de otros tiroteos masivos, como el de 2013 en unas instalaciones de la Marina en Washington, donde murieron 13 personas.

El presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara baja, el republicano Mac Thornberry, insistió hoy en un comunicado en que Obama debía “hacer lo correcto” y bajar la bandera.

Además, Marcus Luttrell, un antiguo miembro de las fuerzas especiales Navy Seal de la Armada estadounidense cuya historia centró un popular libro y una película, instó el lunes por la noche a Obama a “bajar la bandera” desde su cuenta oficial de Facebook.

El tiroteo del jueves se produjo cuando Mohammad Youssef Abdulazeez abrió fuego en dos centros militares en Chattanooga y dejó cuatro militares muertos y otras tres personas heridas.

Abdulazeez, un estadounidense de origen kuwaití de 24 años, falleció aparentemente por disparos de la policía después del suceso.

Deja un comentario