LOS ÁNGELES, EE.UU.- A los 87 años, con una impresionante carrera y a la sexta nominación, el maestro italiano Ennio Morricone logró hoy su primer Óscar, por la banda sonora compuesta para “Los odiosos ocho”, de Quentin Tarantino.

Morricone se llevó la ovación, hasta ahora, más larga de la noche, con el auditorio en pie, mientras él miraba emocionado a los que le aplaudían apoyado sobre el atril y con una pequeña hoja de papel entre las manos, en la que tenía escritos sus agradecimientos y que leyó en italiano.

El maestro dedicó “está película, esta historia” a su esposa María. Además agradeció a Tarantino por haberle elegido “y a todo el equipo que ha hecho posible esta película extraordinaria”.

Morricone se impuso a Thomas Newton (“El puente de los espías”); Carter Burwell (“Carol”), Johann Johannsson (“Sicario”) y John Williamns (“Star Wars: The Force Awakens”).

Aunque en 2007 le entregaron un Óscar honorífico, este es el primero para Morricone por una de sus composiciones.

Las músicas para “Days of Heaven” (1978); “The Mission” (1986); “The Untouchables” (1987); “Bugsy” (1991) y “Malena” (2000), fueron sus nominaciones anteriores.

Morricone ya había conseguido el Globo de Oro, el Bafta del cine británico por su trabajo para el filme de Tarantino.

Y hace tan solo dos días recibía su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, también en Los Ángeles.

Allí aseguró: “Yo tengo que ser el primero que ame (la banda sonora) y tengo que asegurarme de que el director y el público la amen también”, además de cerciorarse de que escribe “algo diferente” a lo que ya ha hecho en el pasado.

Algunas de sus bandas sonoras más conocidas son “Il buono, il brutto, il cattivo” (“El bueno, el feo y el malo”), “Cinema Paradiso” o “The Mission” y es uno de los pocos que disfrutan del honor de que sus creaciones se reconozcan con unas pocas notas.

Inicialmente vinculado a los nuevos realizadores italianos, como Marco Bellochio y Bernardo Bertolucci, su gran éxito le llegó de la mano de su excompañero del colegio Sergio Leone, con el que colaboró poniendo música a numerosos filmes del llamado “spaghetti western”, entre ellos, “Per qualche dollaro in più” (“Por un puñado de dólares”, 1964), que le supuso el lanzamiento definitivo.

Morricone estudió música bajo la dirección de Goffredo Alessandrini y se graduó en composición, trompeta y canto coral.

Tras unos comienzos como compositor de música sinfónica y de cámara, extendió su actividad a la música ligera y trabajó de arreglista de cantantes como Gianni Morandi o Jimmy Fontana.

Trabajó en la televisión estatal italiana RAI, donde conoció al director de cine Luciano Salcio, quien le pidió en 1961 que compusiera la banda musical de su película “Il federale”, que se convirtió en su debut cinematográfico.

A partir de entonces, Morricone se dedicó fundamentalmente a componer para el cine, tanto para el europeo como para el estadounidense. EFE

Deja un comentario