La Central Termoeléctrica Punta Catalina constituye una inversión muy rentable para el gobierno dominicano, ya que le permitirá ahorrar más de US$400 millones anuales, con lo que amortizará su costo de construcción en unos cinco años, reducirá el subsidio del Estado al sector eléctrico y el déficit fiscal.

El vicepresidente ejecutivo de la Corporación  Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales, Rubén Jiménez Bichara, hizo la afirmación durante una reunión que sostuvo con los integrantes de la Comisión de Hacienda del Senado de la República, con quienes analizó el segundo tramo de financiamiento de la central que aportará 720 megavatios al sistema.

Bichara, quien acudió al Senado acompañado de ejecutivos y técnicos de la CDEEE, recordó que la entrada de  Punta Catalina al sistema eléctrico permitirá colocar más de 2000 megavatios sin que el costo promedio pase de los 14 centavos. Actualmente cuando la oferta llega a 1,700 o 1,800 megavatios, el costo sube a 21 centavos.

Dijo que si bien las dos plantas que se construyen en Peravia no constituyen por sí solas una solución a los problemas, son parte fundamental del plan estratégico que se ejecuta para resolver en forma definitiva la crisis del sector eléctrico, y que incluye programas de reducción de pérdidas y de mejoría de la gestión de todas las empresas del holding, especialmente las Distribuidoras de Electricidad.

En la reunión, encabezada por el presidente de la Comisión de Hacienda, senador Dionis Sánchez, Jiménez Bichara y los técnicos de la CDEEE detallaron las características del financiamiento que por 550 millones de dólares otorgó el grupo italiano SACE para el proyecto.

Explicó que este financiamiento de Sace, más los US$632 millones del BNDS completan la estructura de financiamiento diseñada por la CDEEE y el Ministerio de Hacienda para ejecutar la obra.

Recordó que la estrategia escogida, diseñada desde la licitación internacional, es maximizar la disponibilidad de financiamiento de las agencias de exportación (ECAs), que proporcionan condiciones blandas, permiten desembolsos graduales acordes al desarrollo de la obra, e incluyen largos plazos de repago.

Al igual que el de BNDS, ya aprobado por el Congreso, el financiamiento del Grupo SACE establece un período de gracia de 36 meses y 12 años para la amortización del capital, lo que lo convierte en un préstamo de 15 años.

La tasa de interés nominal será la Libor más 2.40% de margen anual, que luego pasaría a una opción de tasa fija, CIRR, incluyendo beneficio del subsidio del gobierno italiano (Simest), libor más 0.90%.

Informó que el proyecto recibió ofertas de financiamientos por más de US$3,000 mil millones y el Ministerio de Hacienda y la CDEEE seleccionaron los del BNDES y el  Grupo SACE.

Además de Jiménez Bichara, estuvieron en la reunión el presidente del Consejo de Administración de la CDEEE, ingeniero José Rafael Santana, y los responsables financieros  de la empresa, y los técnicos a cargo de la Central.

Por la Comisión de Hacienda, además de su presidente Dionis Sánchez, participaron los senadores Amílcar Romero, Félix Vásquez, Francis Vargas, René Canaán y Charlie Mariotti.

Deja un comentario