Desarrollan en España vacuna que reduce un 90% la carga del VIH

WASHINGTON.- La eficacia de las vacunas contra el sida está vinculada a la genética y, por tanto, es diferente en cada persona, según reveló un artículo publicado este miércoles por la revista “Science Translational Medicine”.

De acuerdo con el estudio, el fenotipo de cada persona, es decir, los rasgos observables de su estructura genética, determina si una vacuna hará o no efecto en ese individuo, lo que puede significar un gran avance en el desarrollo de vacunas contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida.

“La genética es casi seguro relevante para determinar si una vacuna funcionará bien, pero hasta ahora los diseñadores de vacunas han buscado un mismo producto para todo el mundo o para la mayoría”, indicó el coautor del estudio Daniel Geraghty.

Geraghty, quien trabaja en el centro Fred Hutchinson de Investigación sobre el Cáncer de Seattle (EE.UU.), aseguró que la búsqueda de un sólo producto “no servirá en el caso de muchas vacunas”.

El estudio publicado analizó los resultados de una vacuna de prueba aplicada a varias personas en Tailandia en 2009, que se mostró eficaz en la protección contra el virus en un 31 % de los casos.

Este 31 % de casos se correspondían con las personas con una variante genética concreta, mientras que en el resto de individuos sin la variación genética la vacuna incrementó el riesgo de infección.

“El gen identificado en este estudio es uno de los que durante tiempo se ha sabido que está directamente relacionado con la respuesta inmunitaria a la infección”, indicó Geraghty, quien aseguró que se trata de una variación genética “común”.

El estudio fue liderado por el Programa de Investigación del VIH del Ejército de EE.UU., y también halló que otra variación genética fue la causante de que tras aplicarse la vacuna aumentase el riesgo de infección en ciertos individuos.

Esta nueva revelación sobre el vínculo existente entre el fenotipo y la eficacia de las vacunas podría abrir un nuevo escenario en el que se empezasen a desarrollar vacunas específicas de acuerdo con cada estructura genética, apuntaron algunos expertos.

Deja un comentario