La Casa Blanca se declaró hoy “profundamente preocupada” por la condena a muerte del derrocado presidente egipcio y líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi, al considerar que tiene motivaciones políticas.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, afirmó que el juicio de Mursi es otro ejemplo de “sentencia políticamente motivada”, y mostró su inquietud por las prácticas judiciales del nuevo Gobierno egipcio.

“Los Estados Unidos han expresado repetidas veces su preocupación por las detenciones y sentencias de figuras políticas en Egipto, especialmente en procesos que no solo van contra valores universales, sino que dañan la estabilidad de Egipto”, aseveró Earnest.

En concreto, la Casa Blanca condenó los juicios masivos contra activistas y opositores, y aseguró que han transmitido esas preocupaciones al Gobierno del presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi.

El Tribunal Penal de El Cairo confirmó hoy la pena de muerte impuesta al derrocado presidente egipcio y casi un centenar de islamistas por urdir su huida de una cárcel de las afueras de El Cairo durante la revolución de 2011.

El juez Shaaban al Shami emitió su fallo firme en este caso, tras recibir la opinión no vinculante del mufti Shauqi Alam, máxima autoridad religiosa musulmana de Egipto, sobre las penas capitales dictadas hace un mes de forma provisional.

Mursi fue depuesto por los militares en 2013, tras llegar al poder democráticamente como resultado de la revolución popular que puso fin en 2011 a 30 años de autoritario gobierno de Hosni Mubarak.

Deja un comentario