Washington, EFE.- El Gobierno de Estados Unidos anunció hoy una serie de nuevas medidas en relación al uso del aislamiento penitenciario que, entre otras cosas, prohíben el uso de esta práctica con los presos que sean menores de edad.

En un comunicado, la Casa Blanca anunció que, tras una revisión encargada por el presidente, Barack Obama, al Departamento de Justicia sobre el uso del aislamiento penitenciario en las prisiones del país, se ha decidido restringir y prohibir esta práctica en algunos casos.

Obama defendió la medida en una columna de opinión en The Washington Post, donde aseguró que esta práctica carcelaria consistente en aislar a un preso del resto de reos como castigo se usa más de la cuenta y tiene el potencial para causar “consecuencias psicológicas devastadoras”.

Entre las nuevas medidas propuestas por el Departamento de Justicia y aprobadas por Obama también se incluye la de prohibir la práctica a presos que hayan cometido “ofensas menores” y se reduce el tiempo máximo que un reo puede pasar en aislamiento de 365 días a 60.   “¿Cómo podemos someter a los presos al aislamiento penitenciario innecesario, conociendo sus efectos, y luego esperar que vuelvan a nuestras comunidades como personas enteras?

No nos hace más seguros. Es una afrenta a nuestra humanidad”, apuntó Obama.   Aunque las reformas anunciadas sólo afectan a las cárceles y los presos a nivel federal, el mandatario se mostró convencido de que éstas servirán de “modelo” para que los estados sigan pasos similares.

La Casa Blanca también determinó que los presos con problemas mentales deben ser trasladados a “otras formas de alojamiento” específicas para ellos y evitar por tanto el aislamiento, y prometió 24 millones de dólares para ayudar a financiar este objetivo. EFE

Deja un comentario