Washington, EFE.- El Gobierno de Estados Unidos condenó hoy el “cobarde” ataque suicida ocurrido en Kabul que provocó la muerte de al menos 80 muertos y más de 231 heridos en una manifestación de la minoría étnica hazara, de la rama islámica chií. La condena de EE.UU. llegó primero a través de un comunicado de su embajada en Afganistán, que fue difundido por el Departamento de Estado y luego directamente por una nota del portavoz de la diplomacia estadounidense, John Kirby.

“La Embajada de los Estados Unidos condena en los términos más enérgicos el cobarde ataque con bombas que se ha cobrado decenas de vidas inocentes en Kabul durante una manifestación pacífica en la que los ciudadanos estaban ejerciendo sus derechos constitucionales”, detalló la nota.

En el breve comunicado, el Ejecutivo de EE.UU. reiteró su voluntad de “seguir apoyando” a sus “socios” afganos para que la paz y la seguridad vuelvan a Afganistán, un país clave para los intereses estadounidenses en la región. Por su parte, en otra nota, el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, fue más allá y ofreció la ayuda de Estados Unidos al presidente afgano, Ashraf Ghani.

“Enviamos nuestras más profundas condolencias a los seres queridos de los fallecidos y heridos, y ofrecemos al presidente Ghani toda la ayuda que pueda necesitar mientras su Gobierno investiga y trabaja para llevar a los asesinos ante la justicia”, subrayó Kirby, quien calificó el ataque como “despiadado”.

“Los asesinos responsables de este derramamiento de sangre no representan el futuro de Afganistán y no prevalecerán. Ataques como estos solo fortalecen nuestra decisión de continuar nuestra misión en Afganistán y profundizar nuestro apoyo al pueblo y Gobierno de ese país”, señaló.

El Estado Islámico (EI), a través de la agencia Amaq vinculada al grupo yihadista, se ha responsabilizado del ataque después de que los talibanes negaran cualquier implicación en el atentado. “Dos combatientes del EI detonaron cinturones con explosivos en una concentración de chiíes en la zona de Dehmazang en Kabul”, según un escueto mensaje difundido por la agencia Amaq.

El ataque se produjo hacia las 14.30 hora local (10.00 GMT) durante una manifestación de miles de afganos, la mayoría hazaras, que protestaba contra un proyecto eléctrico del Gobierno y discurría pacíficamente entre fuertes medidas de seguridad, que impidieron que la marcha se acercara al palacio presidencial. EFE

Deja un comentario